Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos alertan de que sólo el 33 por ciento de los asmáticos alérgicos cuidan correctamente su enfermedad

Expertos han alertado, en un estudio realizado por el Grupo Emergente de Asma (GEA) del área de Asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), de que sólo el 33 por ciento de los asmáticos alérgicos conocen bien su enfermedad y se cuidan correctamente.
Asimismo, la investigación, publicada en la revista científica de la SEPAR, titulada 'Archivos de Bronconeumología', ha desvelado que el 49 por ciento de los pacientes atendidos en servicios de neumología conocen la totalidad de sus alergias.
Un porcentaje que, a juicio del neumólogo y primer firmante del artículo, Álex Roger, es "inaceptablemente bajo" especialmente si se considera el elevado tiempo de evolución de la enfermedad.
"Otro hecho preocupante es que, incluso entre los pacientes que demuestran conocer todas sus alergias, existe un porcentaje del 33 por ciento de enfermos que admite no seguir conductas de evitación frente a todas sus alergias, pese a que un 66 por ciento de pacientes de este mismo subgrupo admiten haber recibido información sobre dichas conductas", ha apostillado.
Y es que, el asma es una enfermedad crónica que en España afecta a 1 de cada 10 o cada 20 individuos. Además, se destina 1.480 millones de euros de los recursos de la sanidad pública al asma, aunque un 70 por ciento de esta factura corresponde a las consecuencias del "mal control" del asma.
Por ello, y como consecuencia de que el conocimiento global acerca de la naturaleza alérgica de su enfermedad se ha demostrado insuficiente entre los pacientes de este estudio, los autores han cuestionado la eficacia de las estrategias educativas actuales y han sugerido una revisión de las mismas.
Finalmente, los investigadores han recomendado realizar un mayor esfuerzo educativo en estos pacientes e incorporar a la práctica clínica habitual sistemas de monitorización de la adherencia a las recomendaciones clínicas.