Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos aseguran que el ginecólogo es "clave" en la prevención de las fracturas osteoporóticas

Especialistas reunidos en la jornada 'Ginecología y Osteoporosis: una relación sin fracturas', que estos días se celebra en Barcelona con el apoyo de Amgen, han destacado el "papel clave" que tienen los ginecólogos a la hora de prevención las fracturas osteoporóticas de las mujeres, debido a que son los especialistas que las acompañan durante "todas" las etapas de la vida.
"El ginecólogo es una pieza clave en las estrategias para la prevención de las fracturas osteoporóticas en la mujer, puesto que desde esta especialidad se pueden tomar las medidas adecuadas mucho antes de la menopausia, es decir, antes de que la pérdida ósea se convierta en un problema sin solución", ha explicado el presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), Plácido Llaneza.
Tras la menopausia, alrededor del 9 por ciento de mujeres de entre los 50 y 59 años padecerá osteoporosis, porcentaje que se eleva hasta el 70 por ciento cuando se trata de féminas de entre 70 y 80 años. En este sentido, el experto ha informado que las fracturas por fragilidad pueden afectar a un tercio de las mujeres mayores de 50 años y sus consecuencias constituyen un problema de salud importante.
"Los ginecólogos, en nuestra práctica clínica diaria deberíamos intentar identificar a las pacientes en riesgo de fractura, recomendar cambios en el estilo de vida y realizar intervenciones farmacológicas en los casos en que estén indicadas eligiendo aquellos que hayan demostrado su efectividad en la disminución de fracturas vertebrales y periféricas y que, además, sean cómodos de usar para mejorar la adherencia al tratamiento", ha recalcado.
PERFIL DEL PACIENTE EN RIESGO DE FRACTURA
Ahora bien, existen otros factores de riesgo de fractura osteoporótica como, por ejemplo, el bajo peso, el sedentarismo, el consumo de tabaco y de alcohol, así como los tratamientos con corticoides o fármacos tranquilizantes, pueden hacer que se disminuya la coordinación y se incremente el riesgo de caída.
Los antecedentes familiares y las fracturas previas son también aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de poder hacer una prevención efectiva de la fractura.
"Transmitir estos datos epidemiológicos a los ginecólogos y mantenerles al día de los avances en este campo, parece una estrategia correcta para mejorar la salud ósea de las mujeres tras la menopausia", ha zanjado Llaneza.