Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos toman muestras sobre el terreno para investigar las causas del accidente de la avioneta en Santiago

La aeronave Cessna había recogido un órgano en Oporto y, tras llevarlo a Avilés, volvía a la base en Santiago
Agentes de la Policía Científica y Judicial han realizado una inspección ocular y técnicos de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil han tomado muestras en la zona del lugar de San Paio, en la parroquia compostelana de Carballal, donde en torno a las 6.30 horas de este jueves se estrelló una avioneta de carga y fallecieron sus dos tripulantes.
La comisión judicial ya ha ordenado el levantamiento de los cadáveres, que sobre las 11.30 horas fueron trasladados por un furgón funerario al Instituto de Medicina Legal de Santiago para practicarles las pruebas oportunas antes de ser conducidos a sus lugares de origen.
Daniel Fernández Orgaz, que pilotaba la avioneta siniestrada, de 35 años de edad, era natural de Bilbao, aunque su residencia habitual estaba en la localidad catalana de Cerdanyola del Vallès. Por su parte, Alejandro Bueno Nilson, que era el copiloto, tenía 37 años y era natural de Barcelona y residente en la localidad catalana de Arenys de Mar.
La avioneta siniestrada, una Cessna de la compañía Aeronaves del Noroeste (Airnor), realizaba un servicio para la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Así, según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno, la aeronave había ido a Avilés a recoger al equipo médico para realizar la extracción de un corazón en Oporto.
Realizada la extracción, la aeronave regresó a Asturias para dejar al cuerpo médico y el órgano y emprendió rumbo a Santiago de Compostela, pero en la maniobra de aproximación, sobre las 6.38 horas, perdió el contacto con la torre de control.
ZONA DE MONTE
La avioneta fue hallada a las 7.05 horas en la zona de la cabecera norte del aeropuerto de Lavacolla, a una distancia de en torno a un kilómetro del inicio de la pista de aterrizaje. La aeronave se estrelló en una zona arbolada de pinos y eucaliptos no demasiado extensa, por donde pasa el Camino de Santiago, pero de dificultoso acceso.
En los árboles de la zona es perceptible el impacto de la avioneta, cuyas baterías están cargadas y permanecen funcionando. Por ello, como medida de precaución en la zona permanecerá en las próximas horas, hasta las 18.00 horas, un retén de bomberos para garantizar que no se produce ninguna chispa que pudiese provocar un incendio, aunque las fuentes consultadas han indicado que esta hipótesis es difícil pero que es necesaria esta medida de precaución.
La torre de control del aeropuerto de Lavacolla no había registrado ninguna incidencia especial, pero a la hora en la que se produjo el accidente, en la zona había niebla densa y bastante baja, según han confirmado a Europa Press vecinos de la zona.
No obstante, fuentes de la investigación han informado de que es preciso investigar también otras hipótesis como hipotéticos fallos técnicos en dispositivos tales como el altímetro de la aeronave. Así, será la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil la encargada de determinar las causas exactas del siniestro.