Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FADSP ve "insuficiente" el aumento de los presupuestos sanitarios de las CCAA para recuperarse de los recortes

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha destacado el incremento de los presupuestos sanitarios de las comunidades autónomas para 2016 pero admite que todavía es "insuficiente para recuperarse de los recortes de la legislatura anterior".
A la espera de que se concreten las partidas autónomas para este año en algunas comunidades, esta entidad ha destacado la subida media del 3,99 por ciento con respecto al año anterior ya que "evidencian una recuperación presupuestaria" pero admiten que todavía están lejos de alcanzar los que había al inicio de la anterior legislatura.
De una manera global se sigue observando una "diferencia excesiva" entre los presupuestos por habitante de las comunidades, que se sitúa en 1.304,83 euros de media con una diferencia de 539 euros entre la que más destina (País Vasco, con 1.581) y la que menos (Cataluña, con 1.133, aunque todavía está por concretar).
Asimismo, el ratio entre el máximo y el mínimo presupuesto ha disminuido un poco respecto al año anterior (1,51 versus 1,54) y respecto a 2010 (1,52), lo que "evidentemente es positivo" para la FADSP.
De momento, los datos muestran como hasta seis comunidades (Asturias, Baleares, Cantabria, Madrid, Navarra y Valencia) ya superan el presupuesto de 2010, aunque los casos son muy distintos. Mientras Asturias y Navarra estaban entre las que tenían un mayor presupuesto en 2010, Baleares, Madrid y Valencia estaban situadas en los tres últimos puestos en presupuestos por habitante en 2010, y Cantabria tenía una posición intermedia en ese año.
Además, la FADSP recuerda que la financiación es una parte del funcionamiento de la Sanidad porque "con una gestión más eficiente pueden mejorarse los resultados" y "es bien conocido que la Sanidad Pública arrastra problemas importantes de eficiencia" que deben abordarse con urgencia (política farmacéutica, privatizaciones, sobreutilización tecnológica, etc).