Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FESVIAL alerta del riesgo del uso de tecnología en los coches: "Los conductores se sienten más seguros y arriesgan más"

El presidente de la FESVIAL, Luis Montoro, ha alertado de los peligros de la tecnología instalada en los coches que, a su juicio, lleva a los conductores a sentirse más seguros y a arriesgar más. Además, ha apuntado como causa de esta situación a la falta de formación de los conductores sobre los dispositivos que tienen su vehículo.
Durante su participación en la VI Jornada sobre Innovación en la Seguridad Vial, Montoro ha explicado que este comportamiento se viene repitiendo de manera continua a lo largo de la historia. Así, ha recordado que los primeros coches que introdujeron el ABS o el Airbag eran los que más accidentes tenían. "Los conductores se sienten más seguros y asumen más riesgos, es lo que se llama la teoría del riesgo constante", ha apuntado.
Para Montoro, uno de los grandes peligros de la seguridad vial es el "exceso de confianza" que los usuarios ponen en determinadas tecnologías cuando éstas "no son infalibles". Como ejemplo, el presidente de FESVIAL ha hecho alusión a los dispositivos de alerta ante la fatiga y el sueño del conductor, una circunstancia que, según ha planteado, tienen ",muchas maneras de manifestarse" y no siempre la tecnología puede detectarlo.
En su intervención, también ha querido hacer un llamamiento a la "poca reflexión que se hace sobre las tecnologías". Así, ha indicado que mientras ya se habla de la posibilidad de sacar a las carreteras, próximamente, los vehículos autónomos, aún no se ha determinado qué se va a hacer en caso de accidente. "¿Qué coche tendrá la culpa?, ¿el culpable será el hombre o la máquina?", ha cuestionado.
En este sentido, ha destacado que no se muestra contrario a la evolución tecnológica para mejorar la seguridad vial, pero sí en la necesidad de que los conductores sepan de qué se trata y conozcan las facilidades con las que cuentan sin confiarse. Del mismo modo, ha pedido a las compañías automovilísticas que "no carguen de estímulos visuales el vehículo, en especial el salpicadero", porque eso no ayuda " a la concentración en la carretera".
"Esta sobrecarga puede provocar estrés perceptivo y atencional", ha denunciado, para señalar que a estos peligros se unen las "tecnologías externas al coche, como el teléfono móvil" que, según ha precisado, se está convirtiendo en la principal causa de accidente en las carreteras, por delante del exceso de velocidad o del consumo de alcohol y drogas.