Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Familiares y amigos de una mujer desaparecida hace dos años llaman a participar hoy en una manifestación en Pontevedra

La familia, los amigos y los compañeros de trabajo de la pontevedresa Sonia Iglesias Eirín llaman a todos los ciudadanos que lo que deseen a participar en la manifestación convocada para este miércoles, 22 de agosto, con motivo del segundo aniversario de la desaparición de la joven pontevedresa, el 18 de agosto de 2010.
La manifestación partirá, bajo el lema 'Dos años sin Sonia', a las 21.30 horas de la Plaza de la Herrería de Pontevedra en dirección a la Plaza de la Peregrina.
A continuación, la marcha recorrerá las calles de Joaquín Costa, Blanco Porto y Benito Corbal, para terminar de nuevo en la Plaza de la Herrería.
El 18 de agosto de 2010 Sonia Iglesias, una pontevedresa de 38 años de edad y madre de un niño de nueve, salió de su casa antes de las 10.00 horas. Tras las vacaciones, se incorporaba ese día a su trabajo como encargada de Massimo Dutti en horario de tarde.
Lo último que se supo de ella es que desayunó en un bar junto a su casa en Campo da Torre, en el barrio de San Roque, y después acudió al zapatero acompañada de su pareja, Julio Araújo, donde dejó dos pares de zapatos de verano para cambiarles las tapas.
Poco después de dejar el taller de José Vilas fue vista por dos personas en la calle Oliva y, a partir de ese momento, sobre las 10.30 horas, se perdió su rastro. Ni acudió a una cita con su hermana Mari Carmen ni a su puesto de trabajo, por lo que su jefe llamó a su casa.
Los investigadores de la Brigada Central de Delitos contra las Personas de la Comisaría General de Policía Judicial han reconstruido los últimos pasos de la pontevedresa y han señalado a su pareja como principal sospechoso por las contradicciones en su versión de la historia.
A ello se suma que una semana antes de desaparecer, Sonia había pedido a Julio que abandonase su casa. De hecho, Alejandro, el hijo común de la pareja, se había ido a pasar unos días con la hermana de la desaparecida para mantenerlo alejado.