Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Familiares de la niña sustraída en México desconocen el paradero de la menor, que ha dejado de ir a las visitas

Los familiares de Ximena, la niña de siete años que fue llevada por su tía a México cuando su madre se encontraba ingresada en una clínica en Barcelona y que ha sido condenada por sustracción de menores, han alertado de que la pequeña ha dejado de acudir al régimen de visitas que mantenía con su padre según lo establecido por los tribunales mexicanos, con lo que desconocen su paradero.
Una portavoz de la familia ha explicado a Europa Press que pese a que el padre de la menor, que se encuentra en México para hacerse con la custodia efectiva de la niña, tiene reconocido un régimen de visitas con la pequeña los martes y jueves cada semana, este calendario ha sido incumplido por los familiares maternos de la niña desde hace algunas semanas, puesto que han dejado de llevarla al encuentro.
En concreto, el régimen de visitas impuesto por un juez desde hace más de un año se ha quebrado tras conocerse el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México, que el 9 de abril ordenó la entrega de la menor a su padre al considerar que el hombre no había perdido la patria potestad de la niña aunque esta quedó al cargo de sus abuelos maternos de forma temporal a causa de la enfermedad de la madre.
"El jueves día 10 de abril, tras conocer el fallo, ya no llevaron a la niña a la jornada de convivencia", han explicado los familiares de Alfredo Márquez, quienes han señalado que no es la primera ocasión en la que se produce un comportamiento similar por parte de la familia materna, ya que ante otras decisiones judiciales desfavorables a sus intereses han dejado de asistir al régimen de visitas e incluso, han dejado de llevar a la niña al colegio.
Así, han afirmado que actualmente se desconoce el paradero de la niña, ya que tampoco han podido comprobar si se mantiene en la vivienda en la que, hasta ahora, ha residido habitualmente, sentido en el que han mostrado su "preocupación" por la situación de la pequeña.
Los familiares han explicado que, pese a que la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es firme, la ejecución de la misma podría demorarse en el tiempo. Igualmente, desconocen los mecanismos que la justicia mexicana tiene para hacer cumplir el fallo, dado que hasta ahora las sanciones económicas aplicadas por incumplimientos a decisiones judiciales no han surtido efecto.
La sentencia del Alto Tribunal mexicano se suma a la dictada dos días antes por la Audiencia Provincial de Barcelona, que ordena la inmediata restitución y el reintegro a la custodia paterna de Ximena a su padre y condena a la tía de la niña a tres años de prisión por sustracción de menores, así como siete años de inhabilitación para la custodia de menores y al pago de multas.
Alfredo Márquez, natural de Almería y padre de la pequeña, lucha desde 2009 por conseguir la custodia efectiva de su hija de siete años, después de que su excuñada se quedara con la menor cuando a su mujer le detectaron una leucemia linfoplástica, por lo que se desplazaron hasta España para ser atendida en el Hospital Clinic de Barcelona.
Una vez instalados ahí, la excuñada de Márquez viajó a Barcelona cuatro meses después con la pequeña para realizar una donación de médula para su hermana, si bien antes de que ésta falleciera, volvió a México con la menor sin el consentimiento paterno.