Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Farmaindustria lamenta que España esté aun lejos de la inversión en I+D+i que recomienda la Comisión Europea

La presidenta de Farmaindustria, Elvira Sanz, ha defendido que la innovación debe ser un pilar fundamental sobre el que sustentar el crecimiento de la economía española pero ha lamentado que España esté aún lejos de la inversión en I+D+i que recomienda la Comisión Europea para el año 2020.
Así lo ha aseverado durante su intervención en la apertura de la Cumbre de la Innovación organizada por la Confederación Española de Organización Empresariales (CEOE) que se ha celebrado en Madrid, en la que ha recordado que la innovación debe estar "en el eje de las políticas del Gobierno" y debe ser una prioridad "compartida por la sociedad y el mundo empresarial que opera en España".
En términos económicos, la iniciativa Estrategia Europa 2020 pretende que en este año se destine el 3 por ciento del PIB de la Unión Europea a proyectos de I+D+i. Sin embargo, ha apuntado Sanz, "tras una década de crecimiento continuo, el gasto en I+D+i ha disminuido del 1,38 al 1,30 por ciento del PIB en el periodo comprendido entre 2009 y 2012".
Además, señaló que tampoco se cumplen los indicadores europeos en materia de distribución del gasto entre los organismos públicos y privados, colectivo este último "desde donde se tendrá que hacer un mayor esfuerzo para que se acerque a los porcentajes de otros países líderes en innovación".
A pesar de la labor que le queda por delante a la iniciativa privada, la presidenta de Farmaindustria señaló la crisis económica como la principal causa de que la inversión en I+D+i de las compañías que operan en España no haya sido la esperable durante los últimos años.
Por ello destacó el compromiso adquirido por la CEOE de liderar el proceso que acerque a España a los objetivos fijados en la Estrategia 2020 y las propuestas concretas planteadas para impulsar la I+D+i, entre las que cabe destacar la revisión de las prioridades del gasto y la reasignación de fondos.