Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fe registra 35 nuevos pacientes con melanoma en 2011

El Servicio de Dermatología del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia registró 35 nuevos pacientes con melanoma durante 2011, a consecuencia principalmente de una exposición inadecuada al sol, según ha informado la Generalitat en un comunicado.
El melanoma es la forma más peligrosa del cáncer de piel, ya que si bien los tumores cutáneos se curan en su mayor parte, el melanoma es el que causa un mayor número de muertes --supone 75 por ciento de las muertes por este tipo de cáncer--.
Dentro de los factores que predisponen al desarrollo de este tipo de tumor destaca fundamentalmente la exposición solar, especialmente cuando son intermitentes, muy intensas y causan quemaduras. Además, entre el 8 y 10 por ciento de pacientes con melanoma tiene antecedentes en su familia con este enfermedad.
El Servicio de Dermatología de La Fe, dirigido por el Doctor y profesor titular de la Universitat de València, Rafael Botella, insiste en que "lo peligroso son las quemaduras solares, ya que las radiaciones alteran el ADN de las células de forma acumulativa, provocando la aparición de melanomas".
Esta capacidad de la piel para acumular las lesiones provocadas por el sol es lo que lleva a los expertos a asegurar que "la piel tiene memoria" y a insistir en la necesidad de protegerse frente a sus efectos desde pequeños.
CREMAS CON MÍNIMO DE 30
Se trata de tumores que se pueden prevenir, por lo que el doctor Botella aconseja protegerse con cremas de factor 30 como mínimo y aplicarla 10 minutos antes de la exposición repitiendo cada 2-3 horas. "Conviene evitar la exposición al sol entre las 12 horas y las 16 horas. La población en la que se debe extremar especialmente el cuidado ante las quemaduras solares son los niños pequeños y las personas con pelo y ojos claros", ha apuntado el doctor Botella.
El jefe de Servicio de Dermatología de La Fe comenta que las zonas donde los melanomas aparecen más frecuentemente son el tronco y las piernas. Pese a ello, ha insistido en la necesidad de proteger del sol toda la piel de forma homogénea: "No solo luchamos contra el melanoma, existen otros tipos de tumores menos agresivos que aparecen con mucha mayor frecuencia, que suelen localizarse en zonas con daño solar crónico, como la cara o el cuero cabelludo de personas que ya han perdido ya el cabello".
DIAGNÓSTICO TEMPRANO
Las posibilidades de curación del melanoma son mayores si se diagnostica en fases tempranas, y además presenta la peculiaridad de ser un tipo de tumoración accesible y visible. Desde el Servicio de Dermatología de La Fe subrayan la necesidad de controlar en casa los cambios que se puedan percibir en los lunares como color, extensión, volumen, picor o sangrado.
La población que debe ser especialmente cuidadosa es aquella que ya haya tenido algún melanoma, o que tenga hermanos, padres o hijos que lo hayan padecido. Asimismo, aquellas personas que tienen más de 100 lunares deben controlarse de forma regular por su dermatólogo.
La supervivencia en los casos de melanoma está en torno al 86 por ciento a los cinco años del diagnóstico para ambos sexos, si bien las mujeres presentan mayores índices de sobrevivir a la enfermedad.
Esta mayor supervivencia en las mujeres parece responder al hecho de que en ellas suele producirse un mayor número de casos con diagnóstico precoz del melanoma, gracias a que suelen realizar un mayor control y supervisión de sus lesiones cutáneas.
Además, ejercen también como "cuidadoras" de las lesiones cutáneas del resto de los integrantes del núcleo familiar, siendo habitual que sean ellas las que "alerten" de posibles melanomas en miembros del resto de la familia.
INVESTIGACIÓN CLÍNICA
El servicio de Dermatología del Hospital La Fe está investigando a través de una beca del Instituto de Salud Carlos III los mecanismos inmunológicos que provocan la regresión del melanoma en algunos pacientes.
"En el tratamiento del melanoma, la respuesta inmunológica del paciente es muy importante para su curación. Con cierta frecuencia, encontramos melanomas en los que una parte de ellos ha desaparecido de manera espontánea. Este mecanismo se conoce como regresión. Conocer cómo se activa y funciona este mecanismo de regresión puede ayudarnos a encontrar nuevos tratamientos para el melanoma en un futuro", ha declarado el doctor.
Los avances médicos y farmacológicos, así como las investigaciones clínicas en este ámbito tienen el objetivo de aumentar la supervivencia de los pacientes diagnosticados con melanoma. Actualmente, se tiende a la personalización del tratamiento del melanoma gracias a la aparición de nuevos fármacos que actúan directamente sobre las moléculas que han provocado la lesión.