Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Filman la vida en el fondo de la Gran Barrera de Coral con cámaras especiales

Un equipo de científicos ha conseguido filmar en secreto la vida del fondo del océano y grabar el comportamiento de sus animales como nunca se había hecho antes, explicó hoy a Efe el jefe de la expedición, Justin Marshall. En la foto, una de las imágenes captadas en el fondo marino de un Ruvettus pretiosus, conocido por los nombres de escolar clavo, escolar raposo, llima, cochinilla o pez lima. EFEtelecinco.es
Un equipo de científicos ha grabado con cámaras especiales a más de 1.400 metros de profundidad la vida marina en el fondo de la Gran Barrera de Coral, en Australia, explicó hoy el jefe de la expedición, Justin Marshall.
El científico señaló a Efe que utilizaron una tecnología de iluminación que emplea rayos ultrasensibles que "no son visibles por los animales" marinos, lo que permite rodar su comportamiento en condiciones normales.
Filmaron en el arrecife de Osprey tiburones Falsa gata o Musolón de aleta larga (Pseudotriakis microdon), peces escolar (Ruvettus pretiosus), numerosos crustáceos y otros muchos animales pequeños.
El equipo también analizó y recogió ejemplares de cefalópodos nautilus, considerados unos fósiles vivientes, para profundizar en el conocimiento de cómo funcionan sus células nerviosas.
Los seres a esa profundidad viven en la oscuridad, en aguas muy frías, son lentos, nadan bajo una presión considerable y algunos comen por temporadas, una o dos veces al año.
"Si aprendemos más sobre los ojos, la visión y los sistemas sensoriales de estos animales podremos entender mejor la visión humana y podremos aplicar estos conocimientos a tecnologías de iluminación y de captura de imágenes, por ejemplo para hacer cámaras más sensibles o mejorar la captura del color", opinó Marshall.
Las cámaras que emplearon fueron especialmente construidas por el Instituto Oceanográfico de Florida (Estados Unidos) y costó cada una unos 30.000 dólares (23.210 euros).
El equipo dejó el aparato en el fondo marino durante 72 horas mientras manejaba la máquina a distancia, para poder grabar a los animales en su elemento.
"No sólo tenemos que entender la vida en la superficie, sino que también tenemos que bajar hasta el fondo, simplemente no sabemos qué vive allí", manifestó Marshall.
El científico viajará a España dentro de dos semanas para participar en una conferencia en Salamanca, y la próxima expedición que prepara le llevará a Chile, Perú y Ecuador en septiembre.