Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía de Sevilla investiga la venta de un riñón a través de Internet

El supuesto vendedor, que colgó el citado anuncio en una web de compra y venta, se identifica como un hombre con domicilio en Sevilla que tiene 40 años, una altura de 1,62 y un peso de 65 kilogramos. Del mismo modo, indica que es no fumador y especifica su grupo sanguíneo. Tras los detalles físicos, dicho sujeto facilita su dirección de correo electrónico creada para tal efecto y reclama 100.000 euros por la venta de uno de sus riñones, si bien el anuncio no incluye la forma de trasplante. 
Fuentes fiscales han explicado que los hechos "por el momento", no constituyen delito alguno, dado que no ha existido ninguna infracción con la simple publicación del anuncio, aunque el caso va a ser analizado para esclarecer las circunstancias del caso.
La ley prohíbe pedir públicamente un órgano o un tejido, y también ofrecerlo a cambio de dinero. La ilegalidad de pedir dinero a cambio de un órgano para trasplante no está tipificada en el Código Penal. Cada vez que alguien anuncia la venta de un riñón, una media de tres o cuatro veces al año, la Organización nacional de Trasplantes lo comunica al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, que se encarga de retirar el anuncio.
Lo que sí permite la ley es la donación y trasplante de un riñón o una parte de hígado entre familiares o conocidos. Todo bajo control médico y judicial. Los trasplantes en España sólo se hacen en hospitales públicos y de forma totalmente controlada. Según la ONT es imposible que alguien engañe al sistema y llegue al trasplante después de comprar un riñón.
La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha afirmado tras conocer el anuncio que la venta de riñones por Internet es una práctica "absolutamente prohibida y perseguida". "Las investigaciones que tengan que hacerse se harán dentro del ámbito pertinente. Es una practica absolutamente prohibida y perseguida, aunque afortunadamente, es un caso aislado ", ha manifestado. CGS