Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón pide "una pizca de sensibilidad" para poner fin al "calvario" de la familia de Teófilo Alcorisa

El exjuez se pregunta "a qué le tienen miedo los políticos que se niegan sistemáticamente a reconocer los derechos de las víctimas"
El exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha reclamado este domingo una "pizca de sensibilidad" al Ayuntamiento de Valencia para poner fin, con una actitud "mucho más positiva y colaboradora", al "calvario" de la familia de Teófilo Alcorisa, el conocido como 'padre del guerrillero', que lleva ocho años pidiendo la exhumación de sus restos de la fosa común del Cementerio General de Valencia.
Así lo ha asegurado el jurista en declaraciones a los medios en el camposanto valenciano, donde ha asistido a los actos en homenaje a Alcorisa organizados por familiares y el Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica (GPRMH) apenas unos días antes de la efeméride de la detención y desaparición de Alcorisa, el 16 de abril de 1947.
"El drama de la familia Alcorisa es enorme, pero lo peor de ese drama es que podría fácilmente ponerse fin al mismo con una pizca de sensibilidad por parte de quien gobierna Valencia con una actitud mucho más positiva y colaboradora", ha indicado Garzón, quien ha calificado las trabas administrativas a la exhumación como un "insulto a las víctimas".
Preguntado sobre si cree que finalmente se producirá la exhumación, se ha mostrado "convencido" de que "necesariamente tiene que accederse a la exhumación" porque de lo contrario "sería muy grave" e, incluso, desde su punto de vista, "habría responsabilidades mucho más allá de las propias políticas".
En este sentido, ha reiterado que "no se puede desconocer un derecho fundamental, como es el de las víctimas a la verdad, a la justicia y a la reparación". Además, ha considerado que los fondos "nunca podrían ni deberían ser un motivo que dificulte una exhumación" porque "si no hay fondos, se buscan".
"Lo que no puede ser es tener a personas de 96 años, de 93, de 100 años, como hay en algunas partes de España, mendigando que se exhumen unos cuerpos que fueron muertos y desaparecidos por las propias instituciones del Estado", ha apuntado Garzón, quien ha resaltado que "si no queda resuelto el asunto es que no hay una voluntad de hacerlo, y si no hay una voluntad de hacerlo, la tendremos que provocar".
Cuestionado sobre los próximos pasos a dar para conseguir finalmente la exhumación de los restos de Alcorisa, Garzón ha indicado que están preparando la justificación de todos los documentos que ha solicitado el Ayuntamiento de Valencia, que en el pleno de febrero aprobó autorizar la exhumación.
A su juicio, esta autorización "suena a como cuando se aprueba una ley o un convenio internacional para justificar las conciencias pero pensando que nunca se va a aplicar y haciendo lo posible para que no se aplique", entrando "en una dinámica de que hace falta tal requisito o tal proyecto como si estuviésemos sacando los restos de la Tumba de Tutankamón".
"Parece mentira que un hombre de 93 años venga hoy aquí a decirnos que lleva ocho años tratando de que los restos de su padre, que sigue siendo víctima porque jamás se investigó este crimen hasta el día de hoy, que lleve ocho años dando vueltas administrativas sin recibir una respuesta", ha continuado.
Por ello, ha pedido a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que "nos ayude a sonreir a todos, a venir aquí a honrar a estas buenas gentes y que nos ayude cumpliendo como debe, agilizando al máximo lo que es su obligación y permitiendo que la identidad de Teófilo sea recuperada por sus familiares y la reparación como víctima sea realmente un hecho".
"IMPUNIDAD" DE LOS CRÍMENES FRANQUISTAS
En su intervención en el acto, el exjuez de la Audiencia Nacional ha lamentado que en España "hay impunidad" hacia los crímenes franquistas, que "ni siquiera se consideran crímenes por algunos". Además, ha subrayado que la familia Alcorisa es "una más de las 150.000 que todavía, o en gran parte, están esperando reparación", un número que "causa pavor" y da a España "el récord mundial de impunidad".
"Parece mentira que la falta de sensibilidad se instale de tal manera en los gobernantes que hoy rigen los destinos de España y de esta localidad", ha lamentado Garzón, quien se ha preguntado "a qué le tienen miedo los políticos que se niegan sistemáticamente a reconocer los derechos de las víctimas".
Así, ha continuado: "¿No hay en España, en esta España en que algunas veces la corrupción ha sido galopante, fondos para hacer una exhumación? ¿Realmente no lo hay o lo que no hay es una voluntad política?".
"NECESITAMOS VUESTROS NOMBRES"
En el acto, en el que se ha hecho un homenaje a todos los enterrados en la fosa común depositando una corona de flores con los colores de la República bajo el lema 'Necesitamos vuestros nombres', han estado presentes Pilar y Pedro Alcorisa, hijos de Teófilo, así como Pepica Celda, hija de José Celda.
El coordinador del GPRMH, Matías Alonso, ha explicado que su objetivo es dignificar este lugar con la construcción de un memorial en el que se incluyan los nombres de las personas allí enterradas, un proyecto al que representantes del PSPV local se han comprometido a poner en marcha si llegan al poder.
Alonso ha incidido en que con este homenaje quieren "rendir tributo a unos valores que hace 83 años estaban llenando plazas y calles de toda España", con la proclamación de la II República. No obstante, ha matizado que también en estas fechas hace 75 años "ya estaba empezando la gran tragedia, ya se estaba enterrando a aquellos políticos que mataron por ser concejales, diputados, alcaldes... ya estaban matando a aquellos que hace 83 años se alegraron".
"NO PUEDO VIVIR OCHO AÑOS MÁS"
Por su parte, Pedro Alcorisa ha preguntado "cuánto tiempo tiene que pasar" para que los restos de su padre sean exhumados: "No puedo vivir ocho años más, tengo 93 años, ¿quién cree que puedo vivir ocho años más?". No obstante, ha asegurado no ser rencoroso: "No soy rencoroso, me gusta solucionar los problemas de hombre a hombre, discutiendo, dialogando".
Tras recordar la detención injusta de su padre, que "no hizo absolutamente nada", ha lamentado que pese a autorizar la exhumación, "han dejado una coleta que ahora hace cosquillas: el dinero. No tenemos un duro".