Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El delegado del Gobierno en Ceuta pide "paciencia" a sirios tras trasladar a Algeciras a una familia

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González Pérez, ha pedido "paciencia" a las 40 personas de origen sirio que siguen acogidas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad autónoma después de que este lunes, una unidad familiar formada por dos adultos y tres menores haya sido trasladada a Algeciras (Cádiz) una vez concluido el expediente sobre su situación administrativa en España con la consideración de "grupo de riesgo".
En declaraciones a los periodistas, el delegado ha recordado que "siempre" han dicho que los procedimientos administrativos "estaban avanzando" y ha subrayado que su tramitación no será más rápida en los casos de quienes se movilizan en las calles de la ciudad autónoma".
"Si no hay resolución de expediente nadie va a salir de Ceuta se pongan donde se pongan y creo que los propios inmigrantes se han dado cuenta de que la resolución administrativa está funcionando y de que les llegará su momento", ha reflexionado el ex diputado nacional después de que el pasado fin de semana un grupo de sirios que dormía en la plaza ubicada ante la sede de la Delegación cejase en su protesta.
"Que tengan paciencia --ha pedido González Pérez-- porque lo que no puede ser es que alguien llegue a Ceuta y quiera salir inmediatamente, entre otras cosas porque hay otras personas de otras nacionalidades en circunstancias parecidas que tienen la petición de asilo hecha desde muchísimo antes y en situaciones similares".
En el CETI de Ceuta permanecen, en algunos casos desde hace más de medio año, 19 varones y 7 mujeres adultos y 14 menores con nacionalidad siria, colectivo que durante la semana pasada fue visitado por una delegación de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) para interesarse por su situación. Nueve de ellos solicitaron asilo político a su llegada a España aunque siete ya han renunciado a su petición.