Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y Junta reafirman su "colaboración" para ejecutar protocolo de derribo y restauración del Algarrobico

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y la consejera andaluza de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, han reafirmado este martes la "colaboración" entre ambas administraciones para ejecutar el protocolo conjunto para la demolición del hotel de Azata del Sol y la restauración ambiental del paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería) cuando "finalice el proceso judicial abierto actualmente".
Así lo han expresado ambas durante una reunión celebrada en Sevilla, en la que han abordado, además del conflicto en torno a este polémico establecimiento de una veintena de plantas y 411 habitaciones, la marcha de la lucha contra los incendios forestales en Andalucía y la limpieza del río Grande en Adra (Almería), informa la Delegación del Gobierno en un comunicado.
En el transcurso del encuentro, la consejera ha trasladado que el objetivo último de la Junta de Andalucía es "restaurar la legalidad" y "agotar todas las vías judiciales" para poder interponer recurso contra la última sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que declara legal licencia municipal de obras concedida en 2003.
Por su parte, la delegada ha subrayado la actitud de colaboración del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, "tanto para la demolición, como para la restauración ambiental de la zona cuando finalice el proceso judicial abierto actualmente", al tiempo que ha reiterado la vigencia del protocolo de colaboración firmado con el ex ministro Miguel Arias Cañete.
"Ambas administraciones comparten el fin último de defender lo que debe ser la protección del medio ambiente", han indicado ambas administraciones en un comunicado.
RÍO GRANDE DE ADRA
De otro lado, Serrano y Crespo han coincidido en la necesidad de realizar una actuación urgente sobre el cauce del río Grande de Adra, que permita recuperar la capacidad de evacuación del río en el caso de avenidas evitando el peligro para la ciudad almeriense, así como preservar los valores ambientales presentes en este enclave designado Lugar de Interés Comunitario y, en especial, los hábitats del pez fartet, una especie en peligro de extinción.
En este sentido, fuentes de la Delegación del Gobierno han indicado a Europa Press que Crespo ha insistido en la "importancia" de acometer esta actuación y ha encontrado "muy buena disposición por parte de la consejera para buscar financiación".