Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno y comunidad judía apuestan en el día de la Memoria del Holocausto por la educación y piden "estar alerta"

El Gobierno y la comunidad judía de España apuestan por la educación para estar "alertas" ante posibles futuros holocaustos que se presenten con otra cara diferente como el Daesh y para combatir el antisemitismo y la xenofobia. Así lo han expresado durante el acto por el Día Oficial de la Memoria del Holocausto y la prevención de los crímenes contra la humanidad, que ha tenido lugar este miércoles en el Senado. En el Holocausto fueron exterminados por los nazis seis millones de judíos. Un 27 de enero de 1945, Auschwitz fue liberado.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha apostado por "alzar la fuerza de la educación" y de la "unión" como los pilares para edificar "una España y una Europa más libre y solidaria" y para "no bajar la guardia" frente a los "totalitarismos de todo tipo, el racismo y la xenofobia". También ha pedido luchar contra la banalización del lenguaje.
El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, ha reconocido que hay periodos como el actual en España en que todos están "inmersos en los afanes del presente" pero considera que también en estos momentos es recomendable "tornar la mirada al pasado para extraer algunas lecciones" y reflexionar sobre "las simas" en que puede caer el hombre.
"Estamos aquí para aprender la lección de la historia que jamás algo así pueda volver a suceder. El recuerdo de la Shoá, a medida que la memoria viva de los supervivientes se va apagando, es un deber ineludible", ha subrayado. Este recuerdo, según ha precisado, solo se puede hacer presente a través de la educación "en tolerancia". Además, ha remarcado que es "absolutamente intolerable" la frivolización o relativización de la Shoá y que "no hay excusa para el antisemitismo".
Precisamente, se ha referido a las relaciones diplomáticas entre España e Israel, de las que se celebra el trigésimo aniversario y ha advertido de no caer en "la trampa de quienes aluden a la situación en Oriente Medio para intentar justificar" este antisemitismo. En todo caso, ha asegurado que van a poner todo su empeño en solucionar este conflicto que "lejos de acercarse a su fin, parece emponzoñarse cada vez más".
LAS OTRAS CARAS DEL MAL
Por su parte, el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Querub, ha afirmado que es necesario recordar el Holocausto todos los años para "estar alerta" porque el mal de Hitler adopta en la actualidad otras caras como la de los terroristas del Daesh.
"Hemos de estar alerta, no hay que dejarse engañar con que Hitler y la ideología nazi existió un día como un experimento para no volver jamás. El mal cambia de faz, con cualquier excusa o momento, unas veces se trata de un Dios o un profeta supuestamente insultado, otras el dibujo de los redactores de una revista satírica, otras como en Israel atacan a toda una nación. Grupos terroristas como Hamas, Hezbola, Al-Qaeda o el Daesh amenazan por entero a todo planeta", ha subrayado.
Ante sus ataques, Querub considera que los países tienen que "defenderse" con la palabra pero también "con todos los medios a su alcance". "No al odio, no a los silencios cómplices, no a la genuflexión ni a bajar la cabeza ante el terror", ha exclamado.
En todo caso, ha lamentado que a veces da la impresión de que "están ganando ellos, los que golpean" pues siembran el miedo y "cambian los hábitos de vida" de ciudades como Madrid, París o Túnez. Por ello, ha invitado a políticos, intelectuales y a toda la sociedad civil a estar "unidos", lejos de "antisemitismos" y otros rechazos. "El peligro más grande es la desunión", ha subrayado.
Querub también ha destacado la importancia de la educación de las nuevas generaciones del mundo con el objetivo de "inmunizar" a los jóvenes "fácilmente manipulables por letales extremismos y populismos surgidos por doquier, jóvenes nacidos en el confort y bienestar de sociedades abiertas e ingenuamente crédulas, unas sociedades que han atravesado el zarpazo de la crisis económica pero que no por ello han dejado de estar ancladas en firmes estados de derecho".
Concretamente, en España ha destacado la introducción en la ley de educación española del estudio obligatorio del Holocausto en el currículo escolar porque, a su juicio, "la educación es la única manera de luchar contra este tipo de barbaries".
RACISMO CONTRA LOS GITANOS
Por su parte, el presidente de la Unión Romaní, Juan de Dios Ramírez Heredia, que ha intervenido en recuerdo de todas las víctimas gitanas del exterminio nazi, ha aprovechado para denunciar públicamente "los acontecimientos racistas que siguen produciéndose contra los gitanos" como en Italia y Grecia.
Durante el acto, el embajador de Israel junto a varios representantes de la comunidad judía, de los republicanos españoles, gitanos, personas discapacitadas, homosexuales, testigos de Jehová y de los diplomáticos españoles que salvaron la vida de miles de judíos, han procedido al encendido de velas en memoria de las víctimas. Además, el Rabino Moshé Bendahan, presidente del Consejo Superior Rabínico de España, ha recitado la plegaria Male Rajaminh.
Por su parte, Cristina Almeida, en nombre de la Plataforma de la Comisión de la Verdad sobre los crímenes del franquismo, ha recordado a los españoles que murieron en los campos de exterminio nazis tras ser "abandonados" por el régimen de Franco. También ha manifestado el deseo de la plataforma de llegar a un acuerdo para que la "memoria antifascista" se incorpore a la educación.
Para concluir el acto, el presidente del Senado, Pío García Escudero, ha insistido en que nunca se puede callar la voz frente al antisemitismo, el racismo y cualquier intolerancia y se ha comprometido a luchar sin descanso para que no se cometa ningún otro crimen contra la humanidad. Para ello, ha apostado por trabajar en la construcción de un mundo de paz, diversidad de creencias y culturas y respeto de los Derechos Humanos en el que la palabra raza solo se emplee "en singular" (raza humana).
Entre los supervivientes de esos seis millones de judíos masacrados en los campos nazis se encuentra Moritz Kleimann que estuvo en el campo de Mauthausen (Austria) de donde le liberaron el 5 de mayo de 1945. "Nos despertamos a las 5,00 horas. El campo estaba vacío, sin un solo guardia, nos dimos cuenta de que la guerra había terminado. Entraron cinco tanques americanos. Los soldados lloraban como niños al ver las montañas de cadáveres", relata.