Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pide disculpas a las familiares por el error en la identificación de los cadáveres de Perú

Estado en el que quedó la camioneta en la que viajaba el grupo de voluntarios españoles de los cuales murieron cuatro tras el accidente de este 6 de julio en la región de Cuzco (Perú). EFE/Archivotelecinco.es
El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, ha pedido hoy disculpas a los familiares de dos de las cooperantes fallecidas en Perú por el error que hubo en la identificación y repatriación de sus cadáveres.
Peralta ha reconocido en declaraciones a los periodistas, tras asistir a un acto en la Delegación autonómica de Defensa, que ha sido un "lamentable error" que ha "agravado" el dolor de los familiares de las víctimas y se ha disculpado por ello en nombre del Gobierno, aunque el fallo no haya sido "responsabilidad directa" del mismo.
"Quisiera trasmitirles el pasar y el dolor por estas muertes y pedirles disculpas en nombre del Gobierno por los fallos que se hayan podido producir", ha reiterado.
El Ministerio de Asuntos Exteriores considera que el error en la identificación de dos de las cuatro cooperantes fallecidas en Perú se dio en la "primera fase de manipulación en la morgue de Cuzco", error que luego originó que el féretro con el cuerpo de la valenciana llegara a Alcorcón (Madrid) y viceversa.
Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores calificaron ayer de de "lamentable" esta equivocación de la que alertó la familia de la valenciana María José Such cuando comprobó que el féretro llegado de Madrid contenía los restos mortales de otra persona.
Tras verificar las familias de Lorena Gerrero, cuyo cuerpo fue trasladado a Granada; y Soraya Macías, a Gomecello (Salamanca), que la identificación era correcta, la Policía científica inició una investigación a través de las huellas dactilares y el ADN que corroboraron que el cuerpo que estaba en el tanatorio de Alcorcón no era el de la madrileña Lidia Monjas sino el de la valenciana María José Such.