Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno destina cerca de 6,5 millones a reparar daños provocados por crecidas y temporales en los ríos

El Consejo de Ministros ha aprobado obras de emergencia para reparar los daños ocasionados por las crecidas y temporales de los meses de enero y febrero de 2016 por un importe total de hasta 6,5 millones de euros.
Según ha informado la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de obras de emergencia destinadas a limpiar y restituir la capacidad de desagüe de los cauces de los ríos afectados.
En concreto, ha precisado que se invertirá 1,5 millones de euros en la cuenca del Ebro en las localidades de Alfaro (La Rioja) y en Cabañas de Ebro y Pina de Ebro (Zaragoza).
Mientras que a la cuenca del Miño-Sil las obras de emergencia autorizadas se destinarán 2 millones de euros en las provincias de Pontevedra, Lugo y León, mientras que a la cuenca del Duero se dirigirán 2,5 millones de euros para las obras a su paso por las provincias de Soria, Burgos, León, Zamora y Orense.
Además, ha precisado que lo que hace el Gobierno es tomar razón de que hay unas obras de emergencia que hay que financiar. Como consecuencia de esas crecidas, se determina por parte de las autoridades competentes, en este caso principalmente de las Confederaciones Hidrográficas, de que hay que limpiar esos cauces y hacer esas obras en los ríos afectados por estos temporales.
Sáenz de Santamaría ha añadido que el Ejecutivo en funciones ha tomado razón de las obras de emergencia para el saneamiento e instalación de una malla de protección en el acantilado en el vial de acceso a la playa de la Alcazaba en Melilla, por un importe total de 215.000 euros
Esta actuación pretende estabilizar el talud de la playa de la Alcazaba de Melilla y el paseo marítimo de las Orcas coloradas, a consecuencia de los últimos movimientos sísmicos registrados en la ciudad.