Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace entrega 90.000 firmas al Gobierno para que España vote en contra de autorizar el glifosato 15 años más

Greenpeace ha entregado al Gobierno 90.000 firmas para que España se oponga al uso del glifosato durante 15 años más, ya que se trata de una sustancia peligrosa que fue declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "probablemente cancerígeno para los seres humanos".
Así, la ONG señala que este lunes o martes la Comisión Europea podría renovar la autorización del glifosato 15 años y se conoce que países como Francia, Holanda, Italia y Suecia ya han manifestado su rechazo a esta propuesta mientras que se desconoce la postura de España aún se desconoce.
Además, han entregado una carta en la que solicitan a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, que vote en contra de la propuesta de la Comisión Europea para renovar la autorización Ministra Isabel García Tejerina que vote en contra de la propuesta de Comisión Europea de renovar la autorización del glifosato por otros 15 años.
El responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace, Luis Ferreirim, ha destacado que "decenas de miles de personas" han firmado la petición contra el glifosato y para que se apueste por un modelo de agricultura ecológica. "Ante este grito de la ciudadanía la ministra Tejerina debe rechazar la propuesta de la Comisión Europea para que el glifosato nos siga envenenando durante otros 15 años", ha manifestado.
Según recuerda la ONG, en marzo de 2015 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) clasificó el glifosato como "probablemente cancerígeno para los seres humanos".
Esta clasificación, de la máxima autoridad sobre el cáncer, confirmó los temores respecto a este peligroso herbicida y se fundamenta en una evidencia cada vez mayor de las repercusiones que este producto puede tener sobre nuestra salud.
Además, según la organización, ha provocado la reacción inmediata de los gigantes de los agroquímicos "en particular Monsanto, que han visto temblar su gallina de los huevos de oro". Greenpeace advierte de que el herbicida Roundup de Monsanto es el herbicida más vendido del mundo.
Asimismo, la ONG subraya que la prohibición de la venta de glifosato hace peligrar también la venta de semillas transgénicas tolerantes a este herbicida, ya que prohibir este herbicida cerraría "definitivamente" la posibilidad de autorizar cultivos transgénicos tolerantes al glifosato en la UE.
Por el contrario, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) concluyó en noviembre de 2015 que no existe evidencia científica de la relación del glifosato con el cáncer. 96 científicos independientes criticaron el informe de la EFSA y muy recientemente la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria, Medioambiental y Laboral también expresó sus preocupaciones sobre la seguridad del glifosato.
Greenpeace recuerda que el Tratado de Funcionamiento de la UE contempla el principio de precaución de modo que "en caso de que una política o acción pudiera causar daños a las personas o al medio ambiente, y no existiera consenso científico al respecto, la política o acción en cuestión debería abandonarse".
Por ello, Ferreirim considera que no se puede seguir anteponiendo el beneficio económico de las empresas al interés general. "Tenemos la oportunidad de empezar a construir un futuro mejor y prohibir el glifosato es un paso fundamental", ha concluido.