Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace insiste en priorizar "máxima seguridad" en El Cabril y cree que la ampliación suena "sólo a deseos"

La organización ecologista Greenpeace se ha posicionado sobre la duplicación de capacidad del almacén de residuos radiactivos de baja y media capacidad de El Cabril, en el término de Hornachuelos (Córdoba), anunciada por la Empresa Nacional de Residuos (Enresa), incidiendo en la necesidad de priorizar la "máxima seguridad" y señalando que las pretensiones expuestas por el ente estatal suenan "sólo a deseos".
La portavoz estatal de Energía Nuclear de Greenpeace, Raquel Montón, ha precisado a Europa Press que dicho proyecto debe someterse a tramitaciones, entre otras de autorización ambiental, y a la participación pública en un proceso amparado por las directrices que marque el Consejo de Seguridad Nuclear.
"Son procedimientos que duran años", ha indicado Montón, que ha recordado que la duplicación de capacidad a la que ha aludido Enresa no es por ello "un mero trámite" y que, en este sentido, "no está todo dicho", puesto que "si el Consejo de Seguridad Nuclear encuentra algún tipo de incumplimiento en materia de seguridad, y ya en otras ocasiones ha aludido a algunas carencias, podría no llevarse a cabo esta iniciativa".
En cualquier caso, la portavoz de Greenpeace ha recordado que cualquier proyecto de esta índole debe estar sometido a "todas las consideraciones medioambientales y el máximo de seguridad", y ha defendido que "la solución real y cierta a estas problemáticas es, en primer lugar, dejar de producir estos residuos, tal y como venimos defendiendo desde hace años en una demanda histórica".
"Lo que hay que hacer mientras la industria nuclear no encuentre una solución es almacenarlos de la forma más segura", ha agregado Montón, mostrándose partidaria de que los residuos no se desplacen mucho más allá del sitio donde se producen, para no someterlos a ningún potencial accidente logístico.
Según ha asegurado, todo se traduce en una cuestión económica, puesto que "cuanto mayor es la seguridad más caro resulta para el que realiza el proyecto", si bien "mantenemos esa exigencia máxima en todos los casos, y más aún en los de residuos radiactivos".
Para Montón, lo expuesto por Enresa "suena a hablar muy a futuro, a intentar mover algo sin fundamentos, con una necesidad basada en nada", recordando además que el Plan de Gestión de Residuos de España "no prevé una ampliación de El Cabril al doble de su capacidad".