Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Urbana de Barcelona elimina los antidisturbios y crea una nueva unidad

El documento base del Plan Director se centra en la proximidad, la transparencia y el territorio
El Plan Director de la Guardia Urbana plantea eliminar las funciones de antidisturbios que lleva a cabo la Unitat de Suport Policial (USP) y sustituirla por la nueva Unitat de Reforç a la Proximitat i Emergències (URPE), destinada a trabajar en la anticipación y gestión de emergencias, en desarrollar una tarea administrativa especializada en apoyo al barrio y al distrito y en la protección del medio ambiente.
La alcaldesa, Ada Colau, ha insistido este lunes en rueda de prensa en que la Urbana no tendrá funciones de antidisturbios --considera que corresponden a los Mossos d'Esquadra-- y que la nueva unidad asumirá "parte de las funciones de lo que hasta ahora se conoce como UPS" y añadirá nuevas, entre las que figuran la protección de edificios, grandes eventos y concentraciones; intervenciones de protección del medio ambiente, y apoyo en inspecciones de otros organismos, entre otras.
Junto al gerente de Seguridad, Jordi Samsó; al jefe de la Urbana, Evalio Vázquez, y al director técnico del plan, Joan Albert Bigorra, el comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, ha destacado que esta unidad no llevará a cabo tareas de orden público --algo que sí tenía asignado la USP--.
Actuarán en eventos como conciertos y manifestaciones, "pero con un enfoque más de protección del medio ambiente y de gestión de emergencias", tal como prevé el documento base del plan, que está abierto a aportaciones y que se abordará el viernes en el pleno municipal.
EQUIPAMIENTO
Preguntado por si en estas actuaciones los agentes usarán material y elementos similares a los de los antidisturbios, Recasens ha señalado que tendrán el material apropiado y contarán con los elementos de protección que se consideren adecuados, tras lo que ha pedido "no confundir el equipamiento con la función".
Ha señalado que todavía no han cerrado la cantidad de agentes que deberán formar parte de la nueva unidad y que no necesariamente los ahora miembros de la USP pasarán a integrarse en ella, sino que deberán pasar un proceso de selección abierto a los miembros del cuerpo, algo que podría activarse después del verano, cuando ya se haya abordado el Plan Director con sindicatos y grupos municipales, entre otros actores.
PROXIMIDAD
El Plan Director --que consta de 13 programas, 46 proyectos y 18 subproyectos-- pretende avanzar hacia un modelo centrado en la proximidad, la transparencia y el territorio, para lo que propone desplegar a 73 agentes --uno por barrio-- para que sean los interlocutores referentes de la Urbana con el tejido asociativo y vecinal, y también plantea dotar a cada Unidad Territorial y Unidad Nocturna Operativa de una estructura estable en Policía Comunitaria, cuyo nombre se prevé cambiar por el de Equipos de Policía de Barrio.
El plan --que será revisable y ha implicado la participación de 237 personas, de las que el 75% son miembros de la Urbana--, plantea que las Unidades Territoriales sean el eje de respuesta y desarrollo de los servicios y que reciban el apoyo de las unidades centralizadas en los casos en los que sea necesario, y también apuesta por ampliar los Grupos de Delincuencia Urbana (GDU) --presentes en algunas unidades territoriales--, mejorar los equipos de patrullas forestales y reforzar la división de tráfico.
OFICINAS DE DENUNCIAS
También plantea mejorar la gestión de la participación ciudadana e impulsar el Plan de Igualdad entre hombres y mujeres, además de potenciar la transparencia con la Unidad de Deontología y Asuntos Internos y con la creación de itinerarios profesionales para regular la movilidad interna en el cuerpo, que proponen estructurarlos en tres tramos: un primero de prácticas en dos unidades durante el primer año; los cuatro siguientes ya como funcionario de carrera, y después pudiendo acceder a las unidades especializadas.
Además, apuesta por ampliar el catálogo de recursos formativos a escuelas y a colectivos, y plantea reforzar las Oficinas de Recepción de Denuncias (ORD) habilitando más puntos en los que los ciudadanos puedan denunciar, para lo que contempla abrir nuevas oficinas diurnas en Nou Barris y Les Corts; otra de 24 horas en la Barceloneta, y crear una ORD dinámica que preste apoyo en grandes eventos o emergencias.