Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan 1.000 kilos de cocaína disueltos en fruta congelada

La Policía Nacional se han incautado de mil kilos de cocaína de gran pureza que estaba disuelta en 110 bidones de pulpa de fruta congelada provenientes de Colombia. En la operación han sido detenidas siete personas, según ha informado la Delegación del Gobierno en el País Vasco. El valor del alijo habría superado los30 millones de euros en el mercado ilícito.
La droga estaba oculta en un contenedor refrigerado que partió el 12 de diciembre de 2009 de Buenaventura (Colombia) en un portacontenedores, y fue transbordado a otro buque en Balboa (Panamá).
Tras cruzar el Canal de Panamá arribó el puerto de Algeciras el 30 de diciembre de 2009, donde se transbordó de nuevo a otro buque con destino a Bilbao, donde finalmente fue descargado el pasado 14 de enero.
Los bidones congelados fueron transportados a Alava y el día 27 de enero a una nave industrial que la organización había alquilado en un Polígono Industrial de la localidad de Viana, en Navarra.
Una vez en Viana, funcionarios de la Policía Nacional y de Vigilancia Aduanera entraron en la nave y sorprendieron a cinco personas en el momento en el que manipulaban la droga.
La operación, según la misma fuente, se completó con actuaciones en Málaga, en Mijas (Málaga) y en Alicante. En total, fueron arrestadas siete personas e intervenidos tres turismos, 5.500 euros, pasaportes falsificados, equipos informáticos y abundante documentación.
Todos los detenidos pasaron a disposición judicial e ingresaron en prisión.
Esta operación, denominada "Candela", se inició en 2008 gracias al trabajo conjunto de la Policía Nacional y de la Agencia Tributaria, que descubrieron una trama para introducir grandes cantidades de cocaína en España para distribuirla a varios países de la Unión Europea.
Esta organización eludía los controles aduaneros a través de contactos comerciales con empresas exportadoras radicadas en Ecuador, Perú y Colombia y utilizó empresas importadoras legales en España.
La cocaína líquida se mezclaba con la pulpa de fruta mediante procesos químicos y, una vez en su destino, se separaba químicamente para convertirla en polvo de cocaína preparado ya para su consumo.