Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hotel de Hong Kong, "zona 0" de la gripe A en Asia, con 5 españoles dentro

El Hotel Metro Park de Hong Kong se ha convertido en un búnker del que no pueden salir ni empleados ni huéspedes, entre ellos cinco españoles, por la cuarentena impuesta tras detectarse el primer caso positivo de gripe A en Asia.
La cuarentena, que se mantendrá durante 7 días, forma parte de las medidas adoptadas dentro del nivel de "emergencia" declarado en la ex colonia británica después de que un turista mexicano procedente de Shanghai se convirtiera ayer en el primer caso positivo de gripe por el virus AH1N1 en Asia.
No obstante, el gobierno hongkonés ha pedido calma a la población, indicando que se trata de "un caso importado" y que "no hay indicios de una expansión masiva de la gripe en Hong Kong", si bien están "a la busca" de todos aquellos que pudieron entrar en contacto con el afectado por el virus, entre ellos un taxista.
El Metro Park de Hong Kong, establecimiento de cuatro estrellas en el que se alojó el turista mexicano de 25 años, tiene selladas todas las salidas y en su interior se encuentran unas trescientas personas entre personal y huéspedes.
Entre los inquilinos afectados por las "medidas drásticas y de precaución" (según admitió el mismo gobierno) se encuentran tres vascos y una barcelonesa, además de otro español que no ha indicado su origen.
Los cinco españoles han expresado su deseo de no ser identificados, según subrayó a Efe el cónsul de España en Hong Kong, Juan Luis Flores Arroyuelo.
Ellos son, de momento, los únicos que se han puesto en contacto con las autoridades consulares en la antigua colonia británica, por lo que Flores Arroyuelo desconoce si puede haber más españoles retenidos en el hotel.
Sí señaló que los cinco están en contacto telefónico con sus familiares y que tienen acceso a internet y están siguiendo la información por televisión y otros medios. Además tienen movilidad dentro del hotel, por lo que pueden charlar entre ellos.
Uno de los ciudadanos vascos llegó a Hong Kong en un viaje de turismo, mientras que la barcelonesa lo hizo por negocios. También por negocios llegaron a Hong Kong los otros dos ciudadanos vascos y el quinto español del que el diplomático tiene noticia.
Estos tres últimos debían partir de Hong Kong el lunes 4 de mayo, algo que no será posible dado el estado de cuarentena impuesto a todos los huéspedes y al personal del hotel.
Los tres, según informaron al diplomático, fueron trasladados a un hospital y dieron negativo en las pruebas de gripe A, tras lo cual regresaron al hotel, donde seguirán, como el resto de inquilinos, en cuarentena.
Por su parte, el turista mexicano portador del virus AH1N1 se encuentra estable y en observación en el Hospital Princesa Margarita.
En el mismo centro médico se encuentran cuatro mexicanos más en observación. Un sexto, también de esa nacionalidad, en este caso residente hongkonés, está también estable y en observación en otro hospital local. Todos ellos han estado en contacto directo o indirecto con el afectado.
Los accesos al Metro Park Hotel se mantienen acordonados por la policía local y no se permite la entrada de nadie al interior, salvo personal médico o autorizado cubierto con prendas específicas para evitar posibles contagios.
Esto no es óbice para que varias personas cercanas a las que están en cuarentena hayan acudido hasta la entrada del establecimiento, vigilada por decenas de policías, para llevar cigarrillos, comida y efectos personales.
La calle Hennessey, donde se encuentra el Metro Park, está situada en un área de gran actividad de oficinas durante el día y de gran bullicio nocturno.
Hoy sábado, festivo en Hong Kong por celebrarse el cumpleaños de Buda, los alrededores del hotel permanecían tranquilos y algunas tiendas aledañas echaron el cerrojo, pero bares y cafeterías permanecían abiertos y con clientela. Las mascarillas quirúrgicas aún son esporádicas.