Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital de La Candelaria (Tenerife) incorpora la vía laparoscópica para tratar malformaciones renales

El Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) ha puesto en práctica la técnica laparoscópica para tratar una de las malformaciones renales más frecuentes en la infancia, la estenosis pieloureteral o dificultad de paso de la orina desde el riñón al uréter.
Esta malformación consisten en la estrechez de la unión entre la pelvis y el uréter, sobre la cual no está aún determinado el mecanismo íntimo de formación, aunque existen distintas teorías. No obstante, ésta deriva en un estancamiento de la orina en el riñón y una dilatación, con un aumento de presión en su interior.
Este tipo de intervenciones se han llevado a cabo en el marco del 'Curso Internacional Nefrourológico I Estenosis pieloureteral', aspectos clínicos y laparoscópicos organizado por el Servicio de Cirugía Pediátrica del centro hospitalario y del cual se han beneficiado tres menores de edades comprendidas entre 17 meses y 5 años de edad.
Para ello, se ha contado con la amplia experiencia de dos cirujanos pediátricos del Centre Hospitalier Universitaire Saint Étienne (Francia), el doctor Manuel López Paredes y el doctor François Varlet, que se desplazaron al hospital tinerfeño para mostrar y tutorizar la técnica y sus bondades. Las intervenciones fueron llevadas a cabo bajo su supervisión por los doctores Luis Antón Hernández y Eduardo Pérez Etchepare.
Al respecto, el doctor Luis Antón, cirujano pediátrico de La Candelaria, precisa que este tipo de malformación es la más frecuente en las vías urinarias después del reflujo vesicoureteral, y se sospecha precozmente a través de los controles ecográficos prenatales al observarse dilatación en el riñón, que luego debe confirmarse al nacimiento por nuevos controles.
Actualmente, en el HUNSC la vía abierta es la comúnmente empleada en los menores de un año, y la vía laparoscópica será la elegida para los mayores de un año, mientras que la dilatación de la anomalía con balón por vía endoscópica se suele reservar para los casos de reestenosis.
4.000 NACIMIENTOS POR AÑO
En la actualidad, en el HUNSC, con una media de 4.000 nacimientos por año, se intervienen anualmente unos 10 niños con este tipo de malformación, siendo la estadística general de esta anomalía de un niño por cada 500 recién nacidos".
El abordaje laparoscópico en la infancia puede indicarse para niños por encima de un año de edad, posee la ventaja de un corto periodo de ingreso, mínimo dolor postoperatorio y una indicación de alta domiciliaria temprana con mínimas complicaciones.
El Curso Internacional Nefrourológico I se celebró los pasados días 26, 27 y 28 de agosto, y contó con los citados doctores del hospital de Saint Étienne, con la Unidad de Nefrología Infantil y el Servicio de Cirugía Pediátrica, y médicos residentes del Hunsc.