Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Carlos III cuenta con todos los medios necesarios para el tratar con seguridad a Miguel Pajares

UGT critica falta de transparencia por parte de la gerencia de La Paz
El Hospital Carlos III cuenta con todos los medios necesarios para el tratamiento de pacientes de ébola y la sexta planta del centro estará preparada para acoger a Miguel Pajares, el religioso infectado por el virus y que será repatriado desde Liberia, cuya llegada se espera de madrugada.
En declaraciones a Europa Press, el secretario del sector de Salud y Servicios Socionitarios de UGT, Julián Ordoñez, ha remarcado que la gerencia de La Paz, al que está adscrito el Carlos III, ha informado a los delegados sindicales de las medidas que se adoptarán para acoger este ingreso y que se dispone de todos los recursos materiales necesarios para este tipo de situaciones.
Al respecto, ha detallado que se habilitará la sexta planta del Carlos III que cuenta con habitáculos de "presión negativa", que impide la salida de aire del exterior, junto a medidas y equipos de aislamiento. También ha añadido que se reubicará a los pacientes de la tercera y cuarta planta a La Paz
En este sentido, Ordoñez ha explicado que desde el hospital se ha trasladado a los sindicatos que se cuentan con todos los equipos y materiales para garantizar el tratamiento del religioso y preservar la seguridad del personal sanitario. No obstante, el responsable de UGT ha manifestado que tiene "dudas" de que todo el personal sepa utilizar estos equipamientos.
Por otra parte, Ordoñez ha acusado a la gerencia del centro de "falta de transparencia" puesto que han sido los sindicatos los que han reclamado una reunión con el centro para que se confirmara el posible ingreso, puesto que se había suscitado preocupación entre el personal de La Paz ante la posibilidad de que se acogiera al religioso en una planta de la UVI de La Paz.
Aparte, ha criticado que el centro no haya comunicado a los sindicatos cuántos profesionales van a atender a este pacientes (aunque se intuye qué personas serán por su especialización) y que no se informe a todos los trabajadores del hospital de los protocolos de atención y seguridad que se seguirán, algo que según ha dicho sólo se trasladará al personal que atienda a Miguel Pajares.
El responsable de la sección sanitaria de UGT ha remarcado que se espera su llegada pasada la medianoche del miércoles, dado que la repatriación se ha demorado a lo inicialmente previsto.