Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital USP Santa Teresa realiza por primera vez en Galicia una novedosa técnica de cirugía de cadera

El Hospital USP Santa Teresa ha realizado las primeras intervenciones en Galicia con una técnica novedosa de cirugía de cadera que actúa sobre el labrum, una estructura fibrocartilaginosa en forma de herradura que absorbe el impacto del fémur en los movimientos de flexión de la cadera. Y es que, numerosos trabajos demuestran que su deterioro puede representar el disparo de salida hacia la artrosis o desgaste de la cadera.
Mediante esta técnica desarrollada por el jefe de la Unidad de Cadera de USP Dexeus, primer cirujano en el mundo que en el año 2007 realizó esta técnica, Manuel Ribas, y el doctor Jesus Aizpurua, se procedió a la sustitución del labrum, situado en la cadera, por tejido osteondinoso de rodilla de donante.
En concreto, la intervención quirúrgica se realiza en aquellos adultos jóvenes que tienen Choque Femoroacetabular, con un alto grado de afectación del labrum y riesgo de sufrir artrosis de cadera. Normalmente esta relacionado con personas que practican actividad deportiva o con trabajos que obligan a posturas mantenidas durante horas y que acuden a la consulta por dolor en la zona de la ingle y glúteos y que, por tanto, les limita a la hora de a realizar ciertos movimientos.
Gracias a este tipo de técnicas se retrasa la colocación de una prótesis en el paciente joven. "El paciente joven y activo no precisa hoy mantener su sintomatología y limitación funcional esperando envejecer para una implantación de una prótesis de cadera", ha comentado Ribas.
La tasa de supervivencia de una prótesis de cadera en el adulto joven no supera el 75 por ciento a los 15 años, según datos publicados en revistas especializadas.
Por tanto, para evitar la implantación de una prótesis en un adulto joven, se prefiere actualmente la opción de una cirugía que conserve la articulación, existiendo una base suficientemente fundamentada en cuanto a resultados y que proporciona una mejoría tanto en la disminución del dolor como en la funcionalidad de la cadera, siendo imprescindible la detección y tratamiento precoces de los pacientes con síntomas.
No obstante, según los datos disponibles hasta el momento el 88 por ciento de los pacientes intervenidos con esta técnica ha evitado la colocación de una prótesis de cadera.