Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital Universitario Moncloa inaugura la Unidad de la Espalda Kovacs, que ofrece los últimos avances científicos

El Hospital Universitario Moncloa (Madrid), perteneciente al Grupo Hospitalario HLA, ha inaugurado la Unidad de la Espalda Kovacs con el objetivo del "abordaje integral de las dolencias de cuello y espalda con fundamento científico sólido, constantemente actualizado y individualizando el tratamiento a cada paciente", ha asegurado director médico de la nueva unidad y principal investigador español de este campo, el doctor Francisco Kovacs, durante la presentación en Madrid.
"El 80 por ciento de la población ha tenido dolor de espalda alguna vez en su vida y el 60 por ciento dolor de cuello", ha indicado el experto. Por esta razón surge esta unidad que ofrece una asistencia multidisciplinaria en prevención, diagnóstico y tratamiento porque cuenta con la colaboración de los diferentes profesionales médicos que atienden a pacientes con dolencias de espalda y cuello.
"La creación de la Unidad de Espalda Kovacs supone un salto de calidad y valor añadido para nuestros pacientes, que podrán acceder a los tratamientos más avanzados de la mano de uno de los mejores especialistas en este tipo de dolencias", ha destacado el presidente del Grupo Hospitalario HLA, Francisco Ivorra.
Áreas de rehabilitación, reumatología, medicina interna, traumatología, fisioterapia y neurocirugía, entre otras, estudiarán detalladamente a cada paciente para prescribirle el tratamiento más adecuado para evitar efectos secundarios, riesgos y costes innecesarios.
TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINAR Y PERSONALIZADO
En este sentido, el doctor Kovacs ha asegurado que "un mismo paciente con una misma dolencia puede recibir distinto tratamiento porque lo que debe determinar el tratamiento es su acepción y sus propias características".
"A lo largo de los 33 años que han pasado desde que termine la carrera, las cosas en el mundo de la espalda han cambiado mucho; si te dolía la espalda era por un sobre esfuerzo de la musculatura o alguna lesión orgánica, y el tratamiento era sencillo: reposo en cama y si no era suficiente: operar", añade.
No obstante, los estudios científicos han cambiado el concepto, el manejo y el tratamiento de las dolencias de espalda y cuello. De hecho "cuando se han realizado ensayos clínicos se ha visto todo lo contrario, que el reposo en cama es contraproducente y prolonga el episodio. Hoy en día incluso se recomienda mantener el mayor grado de actividad", ha afirmado el doctor Kovacs.
"También el sobre abuso de la resonancia magnética ha generado efectos secundarios porque el hecho de que se haga resonancia magnética cuando no esta indicado no ayuda al paciente y aumenta el riesgo de que sea operado sin necesidad".
La unidad está diseñada para atender todo tipo de patologías y actualiza constantemente las tecnologías que ofrece y sus criterios de prescripción en función de los estudios publicados por las principales revistas científicas internacionales. El objetivo es optimizar la aplicación de los tratamientos más innovadores, tan pronto como se ha comprobado su eficacia y seguridad.
Además, es necesario "asegurar que el paciente entiende perfectamente su dolencia, dispone de la información necesaria para participar en la selección del tratamiento más adecuado y que al recuperarse se le enseñan los métodos efectivos para llevar una vida plena sin sufrir recaídas", ha subrayado el experto.
TECNOLOGÍA PARA PACIENTES CRÓNICOS
Un ejemplo de estos tratamientos es la intervención neurorreflejoterápica (NRT), una de las pocas tecnologías que la comunidad científica internacional recomienda para pacientes crónicos con dolencias de cuello y espalda.
Consiste en implantar de manera ambulatoria, sin necesidad de anestesia ni ingreso hospitalario, un pequeño material quirúrgico sobre terminaciones nerviosas concretas de la piel. El material se implanta durante, aproximadamente, 90 días para contrarrestar los mecanismos que perpetúan el dolor, la inflamación y la contractura muscular.
PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD PÚBLICA
El doctor Kovacs ha hecho referencia a la necesidad de "promocionar la salud pública" porque "el conocimiento popular sigue siendo erróneo, hay que enseñar a los pacientes para que sepan que hacer cuando están enfermos".
Por ello, el experto junto con la ayuda de la Fundación ASISA trabajarán en el desarrollo de acciones de educación sanitaria centradas en la prevención de dolencias.
De acuerdo con el doctor Kovacks, a partir de los 13 años aparece la frecuencia de dolores de espalda y cuello y, por debajo de los 8 años, es casi inexistente. Por ello, las campañas de prevención deben aplicarse desde la edad de los ocho años.
Destaca la puesta en marcha de una campaña destinada a escolares y que, mediante una publicación, recogerán consejos para que los más pequeños mantengan su espalda fuerte y sana. Además, ASISA apoyará campañas propuestas por la Red Española de Investigaciones en Dolores de Espalda (REID como la plataforma web 'www.espalda.org' y el 'Boletín de la espalda'.
El Consejero Delegado de ASISA, el doctor Enrique de Porres, ha expresado su gratitud porque considera que es "algo fundamental poder incorporar profesionales que nos ayuden a estar en el vértice de las mejoras de tratamiento".
Por su parte, el director médico del Hospital Universitario Moncloa ha afirmado que "esta unidad nos va a permitir ofrecer un servicio muy novedoso a nuestros pacientes y contar con el principal grupo investigador de nuestro país en el campo del dolor de cuello y espalda".