Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muestra 'Human Bodies' exhibe en Barcelona cuerpos humanos diseccionados para educar

La exposición 'Human Bodies. The exhibition', ubicada en la cúpula del centro comercial Arenas de Barcelona desde este viernes y hasta noviembre, mostrará cuerpos humanos --conservados mediante plastinación--, enteros y diseccionados, para educar sobre su funcionamiento a los visitantes.
Según ha explicado este jueves en rueda de prensa el director de la exposición, Luis Ferreiro, 'Human Bodies' "es una experiencia didáctica" para todos los públicos, ya que la exposición suscita interés a todas las edades.
Ha señalado la importancia del audioguía, ya que a pesar de que los cuerpos conservados pueden ser llamativos, "lo interesante es la historia de los órganos y su función en el organismo", por lo que espera que lo aprendido durante la visita, que dura una hora aproximadamente, sea de utilidad durante toda la vida.
De hecho, cada una de las ocho salas que componen la muestra --dedicada a un área en concreto de la biología humana--, quiere concienciar sobre los peligros de ciertos hábitos, como la mala alimentación, el tabaquismo y el sedentarismo, entre otros, para que el público pueda ver con sus propios ojos las consecuencias.
Para ilustrar estos malos hábitos, la exposición integra pulmones sanos que compara con los de una persona fumadora, mucho más negros, así como la disección de un encéfalo víctima de un derrame cerebral; a su vez, la muestra contiene piezas de animales para que el visitante pueda comparar su biología con la del ser humano.
PLASTINACIÓN
Los 12 cadáveres completos y los 150 órganos se conservan mediante la técnica de la plastinación --patentada hace unos 30 años en Alemania--, que según ha apuntado el director científico de la exposición, Rafael Latorre, "consiste en sustituir el agua de los tejidos por una silicona en condiciones de vacío y congelación", que tarda de dos a tres meses --en el caso de un órgano pequeño como el corazón-- a un año o más --en el caso de un cuerpo entero-- en completarse.
Estos cuerpos provienen de Asia, donde según ha comentado Latorre, la legislación es menos estricta que en España, ya que cuando nadie reclama un cuerpo, este se puede utilizar para fines científicos, a diferencia de Europa.
De todos modos, es la única exposición que muestra materia plastinada en España --cinco órganos de animales--, y se espera que a partir de la semana que viene se seleccionen piezas para integrarlas en la colección provenientes de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y de la Universitat de Barcelona (UB).
La exposición, gestada por Musealia con la colaboración del equipo pedagógico de Procidis --artífices de 'Érase una vez...'--, que se inauguró en el Museo de la Ciencia de Valladolid en 2007, se prevé que dure tres más para luego ceder las piezas a la Universidad de Múrcia para fines pedagógicos.