Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un "interlocutor social en la Trata de Seres Humanos" coordinará a Policía y Guardia Civil con las ONG

La Secretaría de Estado de Seguridad ha anunciado este viernes que se han dictado instrucciones para que la Policía Nacional y la Guardia Civil nombren en su seno a un "interlocutor social en la Trata de Seres Humanos", figura de nueva creación cuya función será coordinar a los cuerpos policiales con los organismos y entidades especializadas en la asistencia a las víctimas de estos delitos.
La instrucción, dictada por el secretario de Estado en funciones, Francisco Martínez, establece la creación de interlocutores territoriales que se encargarán de la "coordinación, cooperación y desarrollo de las actuaciones relacionadas con los delitos de la Trata de Seres Humanos en su ámbito" geográfico y serán responsables de mantener "contactos permanentes" con las entidades que asisten a las víctimas.
"Los objetivos de estos contactos serán fomentar la colaboración, garantizar el intercambio mutuo de información, tendencias, estadísticas y promover los protocolos de coordinación que resulten necesarios para la asistencia a las víctimas y el apoyo policial especializado en la materia", según explica la Secretaría de Estado de Seguridad.
Será otro interlocutor, elegido para operar a nivel nacional, quien se encargará de la "cooperación y coordinación" de estos interlocutores territoriales.
La instrucción recoge los procedimientos de identificación y señala que "desde el mismo momento en el que pueda considerarse que existen indicios razonables para creer que una persona es víctima de trata, las unidades policiales adoptarán las medidas necesarias tendentes a garantizar la protección de sus derechos, la asistencia médica y social, y el apoyo jurídico que precise".
Concreta además que "la identificación de las víctimas se realizará, exclusivamente, por las unidades policiales que tengan formación específica en la prevención y lucha contra la trata, y en la identificación y asistencia a las mismas".
Sobre este asunto, la instrucción dice que cuando el interlocutor social (o las fuerzas policiales) sepan que una entidad u ONG ha detectado a una víctima potencial de trata, le solicitarán "por el medio más rápido y eficaz" toda la información que haya podido reunir sobre ella para tenerla en cuenta a la hora de identificarla como una víctima y así, articular la protección que corresponda.
Del mismo modo, estas entidades, por su parte, podrán contactar con el interlocutor social en la Trata de Seres Humanos por las vías que se establezcan para informar de una posible víctima y facilitar información para su reconocimiento como tal.
Durante el año 2015, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido a 471 personas por trata de seres humanos, 152 de ellos por trata con fines de explotación sexual que se suman a 319 detenidos específicamente por explotar sexualmente a otras personas.
Además, en 2015, la Policía Nacional y la Guardia Civil liberaron a 133 víctimas de trata y a 650 víctimas de explotación sexual, de las que 22 eran menores de edad.
Dentro de las medidas preventivas para luchar contra la trata de seres humanos, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han realizado más de 3.000 inspecciones administrativas (el 74% en clubes de alterne) donde han identificado a más de 13.000 personas en situación de riesgo, han realizado 215 atestados policiales contra grupos criminales o personas que se dedicaban a estas actividades y han desarticulado un total de 42 organizaciones.