Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El IEO toma muestras científicas de agua cerca del Peñón de Gibraltar desde hace más de un lustro

El buque del Instituto Español de Oceanografía (IEO) Ángeles Alvariño desarrolla desde hace más de un lustro la campaña STOCA, una investigación de oceanografía física cuyo objetivo es analizar las masas de agua que entran y salen del Oceáno Atlántico y del Mediterráneo respectivamente.
Según han informado a Europa Press fuentes del IEO, se trata de una campaña ya tradicional que se realiza desde hace más de cinco años en torno a tres veces al año.
En este marco, ha explicado que en la tarde de este martes, el buque Ángeles Alvariño acudió a una estación cercana al Peñón de Gibraltar para tomar una muestra de agua física.
Entonces, primero una patrullera y después varias se acercaron al barco científico y, dando vueltas a su alrededor, mediante megafonía les dijeron que se encontraban en "aguas de Gibraltar" y que abandonaran la ubicación. El IEO actuó como en ocasiones precedentes; detuvo la embarcación y llamó a la Guardia Civil del mar, que acudió al lugar.
Mientras, los científicos del IEO tomaron las muestras de agua que necesitaban y, a continuación se marcharon del lugar acompañados por la Guardia Civil.
La actuación se enmarca dentro de un proyecto científico en el que, en los últimos cinco años, se han recogido muestras en el mismo lugar, al menos una quincena de veces. De este modo, la campaña científica prevé volver dentro de unos meses.
Este hecho ha motivado que el Foreign Office (equivalente al Ministerio de Asuntos Exteriores) haya convocado este miércoles al embajador español en Londres, Federico Trillo, en señal de protesta por un nuevo incidente con España a cuenta de Gibraltar. El barco trabajaba en aguas que Reino Unido reclama como propias y que España no le reconoce.