Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Iglesia católica, única confesión religiosa a la que el PSOE propone cobrar el IBI

El PSOE ha ofrecido a Izquierda Unida-Unidad Popular (IU-UP) y a En Comú Podem suprimir la exención "injustificada" de la Iglesia Católica en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) en su nueva oferta a las formaciones de izquierdas, pero no menciona al resto de confesiones que también disfrutan de esta exención en virtud de los Acuerdos que tienen firmados con el Estado español: musulmanes, judíos y evangélicos.
Tanto en los Acuerdos firmados con la Santa Sede en 1979, como en aquellos suscritos en 1992 con la Comisión Islámica de España (CIE), la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), se contempla la exención del Impuesto sobre Bienes Inmuebles.
Actualmente, las cuatro confesiones mayoritarias en España no tienen que pagar el IBI por sus lugares de culto y sus dependencias o edificios y locales anejos destinados al culto o a la asistencia religiosa; ni por sus edificios destinados a la formación del clero o de los ministros religiosos; ni por los locales destinados a oficinas de su comunidad.
En el caso de la Iglesia católica, se añaden a esta lista la residencia de los obispos, canónigos y sacerdotes "con cura de almas" y los edificios destinados a casas o conventos de órdenes, congregaciones religiosas e institutos de vida consagrada.
Asimismo, las cuatro confesiones gozan de la exención de los impuestos sobre transmisiones patrimoniales, siempre que los bienes o derechos adquiridos se destinen a actividades religiosas y asistenciales.
La propuesta de cobrar el IBI a la Iglesia católica sólo se recoge en los documentos enviados por el PSOE a IU-UP y En Comú Podem, mientras que en los demás (Podemos, En Marea y Compromís) no aparece.
Lo que sí plantea el PSOE a todos los partidos es "aprobar una nueva Ley Orgánica de Libertad Religiosa y de Conciencia", así como "revisar los acuerdos vigentes con la Santa Sede".