Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Igualdad Animal denuncia las condiciones "terribles" de las granjas de cerdos en el Reino Unido

La ONG Igualdad Animal ha grabado en el interior de tres granjas de cerdos en el Reino Unido, seleccionadas de forma aleatoria, donde ha descubierto las "condiciones terribles en todas ellas", incluida una, propiedad de la presidenta ejecutiva de la industria porcina del país que recibió el premio MBE por el trabajo en favor del bienestar de estos puercos.
Se trata de la última investigación de la ONG, que ha sido grabada durante los últimos cuatro meses y que apunta a que las condiciones de las granjas británicas son similares a las de la última investigación, realizada en 2012.
Por ejemplo, las imágenes relatan como en una granja de la presidenta de BPEX y líder de la industria porcina, Meryl Ward, en Lingolnshire, los cerdos viven "inundados por el estiercoles, que les llega a las rodillas".
También se observa como hay cerdas de cría con úlceras en lo costados y los hocicos, cerditos muertos y moribundos, un cerdo con un prolapso rectal que estaba siendo mordisqueado por otros cerdos; todos confinados en corrales inhóspitos de hormigón; así como el proceso rutinario de amputación de los rabos, los cuales se dejan tirados en los pasillos y acaban pudriéndose. Esta empresa suministra a Co-op y Sainsbury's.
En una segunda granja de Dorset, propiedad de la premiada JMW Farms, que suministra a Tesco y a Asda (confirmado en el 2013), los investigadores grabaron cerdas vacías encerradas en minúsculos corrales individuales --una práctica que está prohibida en el Reino Unido desde 1999--; cerdos confinados en recintos inhóspitos con profundas heridas en las orejas provocadas por los mordiscos de sus compañeros a causa del aburrimiento; un cerdo muerto al que otros se estaban comiendo; cerdas de cría con úlceras enormes en los costados y hocicos; y un gran número de cerditos muertos y moribundos.
En la tercera de las granjas, también en Dorset, el grupo encontró cerdos de engorde en corrales abarrotados, inhóspitos y con el suelo inundado de heces y alimento líquido; además había un cerdo muerto abandonado en el pasillo de una unidad de engorde durante la noche con el riesgo que conlleva la propagación de enfermedades.
Para la directora ejecutiva de Igualdad Animal en Reino Unido, Toni Shephard, cuando las granjas premiadas obligan a los cerdos a vivir en unas condiciones tan terribles, en corrales hoscos, con las madres encerradas en jaulas en las que no pueden cuidar a sus crías, no quiere imaginarse las condicione en las granjas 'corrientes'.
Para el profesor de Bienestar Animal y ética de la Universidad de Winchester, Andrew Knight, "ninguna persona razonable puede no sentirse horrorizada" al ver las condiciones que han de soportar estos animales altamente inteligentes y sensibles. "Los consumidores quedarían impactados si supieran la verdad de las condiciones en las que se cría a estos cerdos", ha advertido.
Tras la investigación, Igualdad Animal ha anunciado que enviará un dossier con grabaciones, fotografías y a DEFRA y a las oficinas locales de Trading Standards a las que demanda que se tomen medidas en las granjas de cerdos que no se adhieren a la escasa protección que exige la ley.