Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputadas por blanqueo de capitales 21 personas relacionadas con un clan narcotraficante de Sanlúcar (Cádiz)

La Policía Nacional ha culminado una investigación patrimonial imputando a 21 personas como presuntas autoras de un delito de blanqueo de capitales al incorporar al sistema económico y financiero las ganancias obtenidas por un clan narcotraficante de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) conocido como el 'Clan de los Pinilla'. Entre los bienes investigados se encuentran 15 fincas, 40 vehículos de alta y media gama así como el pago de numerosas facturas por obras y servicios cuya valoración total se estima que ronda los tres millones de euros.
Según ha detallado el Cuerpo Nacional de Policía en un comunicado, en febrero de 2013 se desarrolló una importante operación policial contra el trafico de drogas tras finalizar una investigación sobre el 'Clan de los Pinilla', una organización dedicada a la adquisición, distribución y venta de sustancias estupefacientes, concretamente cocaína y heroína que operaban en Sanlúcar de Barrameda y había sido objeto de otras investigaciones en años anteriores.
Tras la remisión el año pasado del atestado policial y la puesta a disposición de los detenidos e imputados al Juzgado Mixto número 2 de Sanlúcar, la Policía inicio una investigación patrimonial del citado clan y de su circulo de amistades con el objetivo de descubrir a las personas que pudiesen haber prestado su ayuda para poner en circulación el dinero obtenido de los beneficios económicos del trafico de drogas.
Los investigadores iniciaron en 2013 un exhaustivo estudio de campo donde han recopilado gran cantidad de información y documentación de las personas que podrían haber prestado su nombre y firma en contratos o negocios, entre las que se encuentran los informes de vida laboral, subsidios, prestaciones sociales, extractos bancarios, contratos de compra venta y certificados del Registro de la Propiedad.
Toda esta documentación ha sido analizada para descubrir el grado de participación de cada persona y averiguar cómo con los beneficios obtenidos de las actividades ilícitas relacionadas con el tráfico de drogas se introducían en el mercado económico y financiero dándole la apariencia de una procedencia lícita.
La investigación ha contado con la supervisión y colaboración de la Fiscalía Antidroga de Jerez y el Juzgado Mixto número 2 de Sanlúcar, los cuales han decretado los exhortos y mandamientos judiciales necesarios para la realización de las diligencias claves en la averiguación del delito.
TESTAFERROS
Detalla la Policía que la mayor parte de los miembros del clan utilizaba las cuentas corrientes de diferentes bancos para recibir los ingresos de prestaciones protección familiar, renta agraria y el subsidio por desempleo generado en gran parte por trabajos realizados en centros penitenciarios.
La cuentas bancarias han mantenido durante estos últimos años unos saldos medios de escasa consideración y en ocasiones inexistentes, así como que gran parte de dicho dinero se ha destinado a pagos de gastos corrientes siendo "muy relevante" el destinado a telefonía, canales de televisión y empresas de seguridad.
Los escasos ingresos que les constaban en las cuentas bancarias no concordaban con el alto nivel de vida llevado, tal y como ha quedado acreditado con la utilización de varios vehículos de alta gama y con el disfrute de los inmuebles donde fijaban su residencia o eran utilizados para su esparcimiento, así como el pago en metálico de obras y mejoras de sus residencias y equipadas con mobiliario domestico de alto diseño.
Durante la investigación se comprobó que la familia Pinilla comparte compras y pagos de los bienes y servicios que disfrutan y cuya titularidad está a nombre de terceras personas. Los miembros del clan evitaban en la medida de lo posible ostentar la titularidad de las fincas, vehículos y otros bienes adquiridos escriturándolos a nombre de testaferros, intentando con ello evitar su incautación en caso de fueran decomisados al considerarse como fruto de la actividad ilícita que ejercen.
El clan ofrecía a los testaferros pagos en especie o de dinero en efectivo, incluso el uso y disfrute de los vehículos comprados a su nombre con la condición de ponerlos a disposición de la familia Pinilla cuando lo necesitaran.
Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía adscritos a la Udyco Bahía de Cadiz, tras reunir las pruebas incriminatorias necesarias para imputar a los investigados la presunta autoría de un delito de blanqueo de capitales, agravado por el hecho de que los beneficios eran fruto del trafico de drogas, se procedió a la detención de los implicados en la trama, que fueron puestos a disposición del juzgado sanluqueño junto con el atestado instruido, las pruebas, efectos e instrumentos utilizados en la ejecución del delito.