Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Ingresa' voluntariamente para despedir a su marido tras 73 años de matrimonio

'Ingresa' voluntariamente para despedir a su marido tras 73 años de matrimoniotelecinco.es

Un hospital militar de Virgina, en EEUU, ha hecho una tierna excepción al permitir que una mujer, de 91 años, pase junto a su marido sus últimos momentos de vida. George Morris, de 94 años, ingresó para recibir cuidados terminales. El hospital, al conocer el estado de su mujer, sobreviviente de un cáncer, colocó una cama junto a la del enfermo para que pudieran estar juntos en sus últimos momentos tras 73 años de matrimonio.

La historia de amor de una pareja de ancianos ha conmovido a miles de personas en la red. Un hospital de Virgina, en Estados Unidos, decidió romper sus normas por una entrañable razón: permitir que una mujer pasara los últimos momentos junto a su marido tras 73 años de casados.
El hospital militar Fort Belvoir Community ha permitido que una pareja de ancianos permanecieran juntos durante las últimas horas de vida de uno de los conyugues. George Morris, de 94 años, tuvo que ser ingresado para asistirle en los últimos momentos de su vida. Los hospitales ofrecen la posibilidad de que un familiar acompañe al enfermo en la habitación, pero suelen ofrecer un sillón para su estancia. Sin embargo, para su mujer, Eloise, de 91 años y sobreviviente a un cáncer, esa opción no era viable.
El hospital, al conocer las condiciones de la esposa, colocó una segunda cama junto a la de George, para que su mujer pudiera estar junto al amor de vida en los últimos momentos.
La pareja se conoció en los años 30, cuando Eloíse apenas tenía 13 años: "El día que me vio, al llegar a su casa le dijo a su madre: "Acabo de conocer a la chica con la que me voy a casar. La vi muy bien y no tiene nada malo, solo un diente torcido", relató la esposa a The Washington Post.
Eloise asegura que, como todas las parejas, han vivido momentos buenos y malos durante los 73 años que ha permanecido casada con George pero que siempre le protegía, que a pesar de que se ausentaba para cumplir con sus obligaciones militares, siempre volvía.
La pareja tuvo dos hijos, pero ambos fallecieron: el mayor hace tres años y el más joven hace apenas unos meses, así que, prácticamente, tan solo se tienen el uno al otro.
"George está recibiendo cuidados terminales en nuestro hospital. Nuestros doctores y empleados han autorizado esta excepción y le permitieron a la señora Eloise compartir la habitación con George", compartió en Facebook el Fort Belvoir Community Hospital.