Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de CIC biomaGUNE logran la recolección eficiente de células y tejidos mediante luz infrarroja

Un estudio del centro vasco de investigación en biomateriales CIC biomaGUNE ha conseguido, gracias a la utilización de luz infrarroja en combinación con nanopartículas plasmónicas, la recolección eficiente de las células cultivadas en laboratorio, con el objetivo de que puedan ser usadas en medicina regenerativa e ingeniería del tejido.
Según ha informado en un comunicado, la investigación está basada en "la combinación de luz infrarroja con nanopartículas plasmónicas construidas específicamente sobre superficies para la aplicación". "La luz infrarroja interacciona con las nanopartículas generando la suficiente energía como para despegar las células de las superficie en las que crecen", ha explicado.
Asimismo, la luz infrarroja es también "una luz suave, de poca energía", por lo que permite extraer las células sin dañarlas y "una supervivencia cercana al 100% durante el proceso de recolección de las células" lo que supone "un nivel de viabilidad desconocido hasta el momento".
El trabajo llevado a cabo por los investigadores Juan José Giner-Casares, Malou Henriksen-Lacey e Isabel García, bajo la dirección de Luis Liz-Marzán, ha sido publicado y destacado como 'Hot Paper' por la prestigiosa revista científica alemana Angewandte Chemie International Edition.
DIVERSAS ÁREAS
El cultivo de células es una técnica extendida que se utiliza tanto en la industria como en la investigación en áreas tan diversas como virología, biotecnología, inmunología, farmacología o producción de tejidos artificiales.
"El principal problema surge en el momento de recolectar esas células y tejidos debido a que los procesos de despegado son muy agresivos, de forma que muchos de estos entes biológicos no son viables y por tanto no pueden ser utilizados. Especialmente en el caso de células de alto valor añadido, cada pérdida por mínima que sea es muy relevante en el proceso en su conjunto", ha detallado el investigador Juan José Giner-Casares.
En ese sentido, ha apuntado que esta investigación "es importante para mejorar la viabilidad de las células en cualquier tipo de cultivo", si bien ha confiado que "aquella industria de células de alto valor añadido esté especialmente interesadas en estas superficies". "En el caso de cultivar tejidos para su implante en personas la integridad de las células es fundamental, ya que estamos hablando de un cultivo que va a formar parte de una persona", ha añadido.
Esta investigación, que demuestra que se pueden recuperar células o cualquier tejido cultivado sobre cristal o plástico modificados con nanopartículas aplicando luz infrarroja, ha hecho que CIC biomaGUNE solicite la patente europea para que la investigación sea susceptible de ser explotada comercialmente.