Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores prueban con éxito un nuevo implante para pacientes sin globo ocular

Un equipo de investigadores del Instituto Universitario de Oftalmología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid, junto con la colaboración del Centro en Red de Medicina Regenerativa y Terapia Celular (Castilla y León), el Hospital Clínico Universitario de Valladolid y del Centro de Investigación Biomédica en Red en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), han probado con éxito un nuevo implante de polietileno en conejos para pacientes sin globo ocular.
En ocasiones los médicos no pueden evitar la ceguera de un paciente y los afectados presentan un dolor fuerte. Por esta razón, se suele recurrir a la evisceración, esto es, el vaciado del contenido del globo ocular pero preservando los músculos del ojo para poder utilizar una prótesis orbital.
El estudio experimental ha sido realizado en conejos para observar la seguridad y biocompatibilidad de un implante orbital de polietileno poroso desarrollado por AJL Ophtalmic, fabricante de productos sanitarios. Aunque existen algunos implantes de este tipo en el mercado, este se trata de 'Oculfit', un implante esférico diseñado para ser insertado en la cavidad resultante del globo ocular eviscerado. Un producto cuyo material es de alta densidad, biocompatible, no es alergénico ni tóxico y tiene la gran ventaja de permitir el crecimiento de los tejidos dentro de él.
"La naturaleza porosa del material favorece el crecimiento fibrovascular durante el proceso de cicatrización, lo que incrementa la integración biológica, reduce el riesgo de infección y consigue una mejor integración mecánica con los tejidos vecinos", según explica la directora de I+D de AJL Ophthalmic, Eva Larra.
Los investigadores han probado el implante en conejos y la respuesta ha sido positiva. "Hemos analizado tres tipos de implantes que permanecieron en los animales 90 y 180 días. Pasado ese tiempo se llevo a cabo un análisis de histopatología para comprobar si se había producido alguna reacción inflamatoria o infección", añade Ivan Fernandez Bueno, investigador de IOBA.
Tras las pruebas, los implantes 'Oculfit' fueron validados clínicamente. Un producto que alcanza niveles de tolerancia y estabilidad en la integración en los tejidos óptimos y que ofrece mayor confort en los pacientes y mejor apariencia estética, según ha afirmado Pedro José Salazar, director general de AJL Ophthalmic.