Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Izpisúa abandona el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona

El investigador Juan Carlos Izpisúa abandona el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB) tras renunciar a su cargo como director del centro, cuyo Patronato lo ha aceptado por unanimidad en su última reunión celebrada este lunes y ha nombrado a Ángel Raya como su sucesor en el cargo.
Así lo ha confirmado a Europa Press fuentes del Instituto de Salud Carlos III, que forma parte del Patronato y destina 1,5 millones de euros anuales a la financiación del centro. El Instituto no ha precisado no los motivos de su marcha, pero aseguran que en los últimos años no ha reducido las partidas destinadas CMRB.
Izpisúa también trabaja en el Instituto Salk de Estudios Biológicos de La Jolla, en California (EE.UU.), y ha publicado alrededor de 200 artículos científicos. Una de las últimas investigaciones de su equipo en Barcelona fue la creación en el laboratorio de "mini-riñones", ha sido considerado como uno de los diez hitos científicos de 2013 por la revista 'Science'.
El CMRB surgió en 2004 como una de las mayores apuestas en investigación del Govern de la Generalitat de entonces, formado por el tripartito de PSC, ERC e ICV-EUiA, después de la aprobación en 2003 de la ley de reproducción asistida que hizo posible investigar con embriones humanos y células madre.
La creación del centro, con financiación de Generalitat y Gobierno, fue aprobada por el Ministerio de Sanidad y Consumo --actual Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad--, con la misión básica de investigar con células madre embrionarias y células pluripotentes inducidas para buscar aplicaciones en medicia regenerativa y enfermedades degenerativas.
El fichaje del investigador, nacido en Hellín (Albacete) en 1960, fue defendido por la Generalitat como parte de su 'póquer' de científicos incorporados en los últimos años para desarrollar ambiciosos proyectos de investigación biomédica en Catalunya, junto con el de Manuel Perucho como director del Instituto de Medicina Predictiva y Personalizada del Cáncer (IMPPC), Joan Massagué como codirector del instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB) y Manel Esteller como director del Programa de Investigación de Epigenética y Biología del Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO).