Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jornada de luto e investigación en Mallorca

 
Los siete fallecidos son un matrimonio alemán y miembros de una familia mallorquina y de otra colombiana, cuyos cadáveres fueron recuperados a lo largo del día por los equipos de rescate, que trabajaron veinte horas en el desescombro de las ruinas.
Los dos cónyuges del matrimonio alemán tenían unos sesenta años y ocupaban el último piso del edificio. La menor, de unos quince años, vivía en el segundo piso con sus padres y su hermana, quien no se encontraba en la casa porque estudia en Barcelona. A causa del desplome falleció el padre de la familia y resultó herida la madre, que permanece ingresada en un hospital. En el primer piso del edificio residía una familia de origen colombiano, de la que murieron dos hombres de unos treinta años, que, según fuentes vecinales, eran cuñados, así como la madre de uno de ellos.
El hombre de unos 70 años que resultó herido a consecuencia del hundimiento es, según una fuente de los Bomberos, un vecino que residía en la vivienda contigua, un casa de planta baja. Tanto la mujer como el hombre heridos se encuentran fuera de peligro, ha indicado el Ayuntamiento.
Edificio deteriorado
Los vecinos de los inmuebles colindantes han denunciado que el edificio se encontraba deteriorado y presentaba grietas, estado que había empeorado a raíz de las intensas lluvias caídas en las últimas semanas en Palma. Varios vecinos han informado, además, de que había sido inspeccionado recientemente por técnicos.
La alcaldesa de Palma, Aina Calvo, ha pedido en cambio "prudencia" a la hora de señalar las causas del siniestro, y ha señalado que el consistorio no había recibido ninguna denuncia por el estado del inmueble.
La concejal de Urbanismo, Yolanda Garví, ha asegurado, por su parte, que "nada hacía presagiar" el desplome del edificio y que, por su antigüedad, los propietarios no tenían la obligación de someter el inmueble a la Inspección Técnica de Edificios (ITE) de Palma.
A consecuencia del desplome, el consistorio ha desalojado por seguridad a 59 personas de seis edificios próximos, 30 de las cuales han sido realojadas en el Hotel Continental y que "en pocos días" podrán volver a sus viviendas, según Garví.