Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de neurólogos asistirán a las I Jornadas VIAMED de Neurología Pediátrica en Sevilla

Sevilla acogerá los próximos días 17 y 18 de enero las I Jornadas VIAMED de Neurología Pediátrica, al que acudirán cerca de un centenar de especialistas, sobre todo residentes en Pediatría, para formarse e informarse sobre diversos problemas neurológicos en los niños, en especial sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).
Este curso, que está organizado por el Servicio de Pediatría del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz de Sevilla y dirigido por el neuropediatra, el doctor Marcos Madruga, pretende contribuir en la formación para muchos de estos residentes.
"Entendemos que encuentros como éste son una necesidad pues la formación que se adquiere durante la residencia de Pediatría es insuficiente y la demanda de pacientes con algún tipo de problema neurológico es cada vez más alta", ha asegurado Madruga.
De este modo, el neuropediatra señala que "los avances en los conocimientos de los trastornos en neuropediatría obligan a actualizaciones periódicas en estos temas, de ahí el gran éxito de respuesta que hemos obtenido en estas primeras jornadas".
En cuanto al TDAH, Madruga ha resaltado que es muy importante para los residentes formarse lo mejor posible en esta materia. "El motivo es la creciente necesidad de información y formación por parte de pediatras de Atención Primaria y de los residentes de pediatría, que es a quien van dirigidas estas primeras Jornadas", ha indicado.
Esta formación es importante sobre todo para conocer ciertos síntomas menos conocidos que pueden ayudar a diagnosticar el TDAH en los menores. "Existen síntomas que no por ser menos conocidos son menos importantes. Me refiero a síntomas como la tristeza, la baja autoestima, el rechazo social, el fracaso, no sólo escolar sino personal, o las implicaciones que conlleva para los hermanos y los padres. Hay que preguntar por esto en las consultas y poner las medidas oportunas en el ámbito sanitario y educativo", ha señalado Madruga.
Según este neuropediatra, a la hora de poner en marcha un tratamiento a un niño para solucionar su TDAH, el abordaje debe ser "multimodal" y que "incluya asesoramiento de los padres, apoyo psicopedagógico y psicológico y, en casos necesarios, recurrir al empleo de medicamentos".
EXPLORACIONES NEUROPEDIÁTRICAS PARA DESCARTAR PROBLEMAS
Según el doctor Madruga, es necesario saber en todas las edades si existe algún tipo de daño o de anomalía neurológica para empezar a aplicar un tratamiento adecuado lo antes posible.
"La exploración neuropediátrica en todas las edades es fundamental, ya que permite poder determinar si el niño es neurológicamente normal o si presenta alguna anomalía que nos oriente hacia alguna alteración del sistema nervioso, a algún síndrome neurológico o si presenta algún tipo de retraso en su desarrollo psicomotor".
En este sentido, algunos síntomas que pueden hacer sospechar que una persona tiene algún problema de tipo neurológico son "las alteraciones en el perímetro cefálico, la pérdida de fuerza de miembros y ausencia de los reflejos osteotendinosos, de interés por el entorno o del lenguaje a determinadas edades".
LA CEFALEA Y DOLORES DE CABEZA, MOTIVOS FRECUENTES EN LAS CONSULTAS
En estas jornadas, también se tratarán temas neurológicos como la cefalea o los dolores de cabeza, los cuales son dos motivos frecuentes en las consultas del pediatra.
Madruga indica que las causas de estos problemas suelen ser "la migraña o el estrés", los cuales no suelen necesitar "un tratamiento más allá de los analgésicos de uso habitual como el paracetamol o ibuprofeno".
"Con una entrevista a los padres y al niño y con un examen físico suele ser suficiente. En ocasiones es preciso emplear exámenes como TAC o Resonancia Magnética para descartar causas graves de cefaleas, aunque suelen ser pruebas poco solicitadas en las consultas", ha afirmado Madruga.
"DORMIR 8 HORAS, BAÑARSE CON SUPERVISIÓN Y NO EXCEDERSE EN LOS VIDEOJUEGOS PARA EVITAR LA EPILEPSIA INFANTIL"
La epilepsia infantil es un tema importante que también estará presente estos dos próximos días en las I Jornadas VIAMED de Neurología Pediátrica de Sevilla. En este sentido, algunas de las recomendaciones que los médicos suelen hacer a los padres para evitar que sufran una crisis epiléptica son que duerman 8 ó 9 horas como mínimo, que eviten el alcohol en la adolescencia y que no excedan en el número de horas que juegan con videojuegos.
"Solemos advertir a los padres y a los pacientes que eviten posibles desencadenantes de las crisis, como el exceso de videojuegos, ingesta de alcohol en adolescentes, bañarse sin supervisión, mantener al menos 8-9 horas de sueño diarios", ha subrayado Madruga sobre un problema que afecta entre el 0,5 y el 1 por ciento de la población general y que es más frecuente en la edad infantil y en personas mayores de 60 años.
La forma clásica de una crisis de epilepsia, según este especialita. es "con la presencia de convulsiones de todo el cuerpo, aunque no siempre se manifiesta de esa forma. En ocasiones sólo se presenta con desviación forzada de la mirada, con episodios de agitación en el sueño o con episodios de desconexión del medio, como si estuviesen ausentes".