Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se queja porque una señora "ha arruinado" su cena de Nochevieja con un infarto

Holy JonesFacebook

Holly Jones, una joven de Indiana, se ha quejado en Facebook del servicio recibido en el restaurante en el que celebraba la cena de Nochevieja. Su reclamación viene porque considera que los trabajadores del restaurante se preocuparon más de una señora a la que le había dado un ataque al corazón, que de atenderla a ella. 

Jones ha celebrado todas las Nocheviejas en el restaurante Kilroy’s Downtown Indy, pero según ha publicado en el perfil del local, no va a “volver jamás”. Parece que esta joven no ha soportado que una mujer mayor recibiese más atención que ella al sufrir un infarto mientras cenaba con su marido. La señora, que tuvo que ser atendida por los servicios de emergencias en el suelo del bar y con la ayuda de los camareros, parece que no merecía tal atención, tal y como recoge el 'Daily Mail'. 
La joven ha escrito en la red social que esta mujer ha “arruinado su noche” porque ha tenido que ver “cómo una persona moría”. No contenta con eso, ha arremetido contra los trabajadores, ya que asegura que les chillaron e ignoraron cuando pedían la cuenta. Sin embargo, el comentario que más críticas ha suscitado ha sido en el que protesta porque el gerente, Chris Burton,  le dijese que “una persona muriéndose era más importante”, haciéndoles sentir como si ellos y su negocio no importasen. Incluso ha justificado sus palabras porque estaban “gastando mucho dinero”.
El gerente del local contestó la protesta que Jones le había dejado en la página del restaurante: “Me gusta especialmente los feedback como este, para que otros puedan ver las personas tan desagradables con las que a veces tenemos que lidiar”. Y ha añadido, que esa que califica como “drogata con sobredosis” era una mujer mayor que había sufrido un ataque al corazón, y que “afortunadamente había sobrevivido”. Burton finaliza su reproche diciéndole que “están agradecidos de que no vuelva más” dado que no quieren gente “de corazón frío y desagradable” como ella en su local.