Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia danesa obliga al Gobierno danés a indemnizar a los activistas de Greenpeace detenidos en la Cumbre del Clima

Juan López de Uralde: "Esta sentencia cierra definitivamente el caso"
La Justicia danesa ha obligado al Gobierno de este país a indemnizar a los cuatro activistas de Greenpeace detenidos y encarcelados en 2009 por una protesta pacífica realizada durante la Cumbre del Clima de Copenhague, según se desprende de la sentencia dada a conocer este martes por la organización ecologista.
De este modo, la Justicia obliga al Ejecutivo danés a indemnizar con 18.800 coronas danesas --unos 2.524 euros-- al exdirector de Greenpeace España, Juan López de Uralde, así como a Nora Christiansen y Christian Schmutz; y con 18.100 coronas a Joris Thijssen, que pasó un día menos en la cárcel, según especifica Greenpeace.
Los cuatro activistas habían interpuesto una demanda en la que se pedía una compensación por la detención, durante 21 días sin juicio, tras desplegar una pancarta en la cena de gala de la Cumbre del Clima de Copenhague celebrada en 2009 en la capital danesa, instando a los líderes políticos a actuar contra el cambio climático.
En opinión de Juan López de Uralde, "esta sentencia cierra definitivamente este caso". "Queda demostrado que los días que pasamos en la cárcel no solamente fueron inmorales sino que además fueron injustos y se vuelve a dejar en evidencia la actuación de la policía y del Gobierno danés durante la Cumbre", ha señalado.
"Pero lo más importante es que el mundo aún no se recuperado del fracaso internacional en la lucha contra el cambio climático que se inició precisamente en la Cumbre del Clima de Copenhague", ha añadido.
Por su parte, desde Greenpeace se considera que la sentencia "da la razón" a la organización cuando pedía la libertad de los activistas por considerar que la prisión por una protesta pacífica "era totalmente desproporcionada".
En este sentido, el director de Greenpeace España, Mario Rodríguez, se ha mostrado confiado en que "sentencias como la que se ha dictado hoy hagan darse cuenta a los políticos de que no deben seguir el camino de perseguir o criminalizar a los activistas que defienden el medio ambiente".
"Desde Greenpeace seguiremos actuando para denunciar las agresiones contra nuestro planeta pese a las posibles persecuciones con las que se nos amenaza", ha añadido.