Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca la última prueba de Selectividad tras 40 años de historia

Alumnos realizando el examen de selectividadEFE

Los estudiantes de segundo de Bachillerato de todo el país inician este miércoles la prueba de Selectividad, la última en 40 años ante la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que contempla un nuevo sistema de evaluación. Directores de institutos y profesores afrontan esta prueba con tranquilidad pero, por el contrario, advierten "verdaderos problemas" de cara al futuro con la denominada 'revalida' que se implantará en el curso 2016-2017.

Los alumnos de último curso de Bachillerato de todo el país se irán presentando progresivamente a las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) desde este miércoles, 1 de junio, hasta el próximo 16 de junio en las diferentes comunidades autónomas.
Al examen concurren cada año en torno a 250.000 jóvenes en toda España, pero en esta ocasión, la cita llega marcada en el calendario como la última Prueba de Selectividad en 40 años ante la ante la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que contempla un nuevo sistema de evaluación. La denominada 'revalida', que se espera que entre en vigor en el curso 2016-2017, ha generado tanta incertidumbre como desconfianza en profesores y directores de los distintos institutos, reticentes a abandonar un sistema con el que se sienten tranquilos y cómodos, "al estar todo bastante hilado", como afirma el presidente de la Federación de Asociaciones de Directivos de Centros Educativos Públicos (FEDADI), Alberto Arriazu, en declaraciones a Europa Press.
"Para este año, está todo muy estructurado, los chavales están preparándose con los profesores, se trabaja con exámenes modelo, está bastante hilado. La incertidumbre es para el curso que viene. No tenemos ni idea, incluso hay problemas para elegir libros de texto en 2º de Bachillerato porque no sabemos en qué va a consistir", explica.
CRÍTICAS AL CAMBIO DE PRUEBA
Para Arriazu, es "una irresponsabilidad absoluta" pretender implantar una nueva prueba de un curso para otro sin ofrecer unas indicaciones a los profesores de los institutos para que elijan el material, una tarea que realizan por estas fechas, pues habitualmente el 15 de junio entregan a los alumnos la lista con los libros que deben comprar. "No tenemos nada, puede pasar perfectamente que se inicie el curso sin libros", advierte.
Además, el presidente de la FEDADI señala su preocupación por los jóvenes de 2º de Bachillerato que suspendan la reválida, dado que no solo no podrán acceder a la universidad sino que además carecerán del título de Bachillerato aunque hayan aprobado todas las asignaturas durante el año, –al contrario de lo que sucedía hasta ahora, pues pese a suspender la última prueba sí se entregaba–.
Más allá, Arriazu subraya que la situación de los alumnos de 4º de la ESO es todavía "más grave". Según apunta, deberán someterse a una 'reválida' a partir de 2017 y, en caso de suspenderla, aunque tengan el curso aprobado, quedarán en una especie de limbo, pues no podrán repetir ni tampoco cursar un ciclo de grado medio. "Dicen 'que vaya a FP básica, pero los que van a FP básica suelen ser alumnos de 3º de la ESO sin aprobar, es una especie de marcha atrás", señala.
CONFIANZA EN EL ACTUAL SISTEMA
Por su parte, el presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Segundo Píriz, tras refrendar la confianza en el actual sistema, lo que llevó a la CRUE a pedir una prórroga de un año antes de implantar la nueva prueba de la 'reválida', –rechazada porque un gobierno en funciones no puede modificar una parte orgánica de una ley–, manifestó su esperanza en que la prueba del próximo curso sea "muy parecida" a la que ha tenido lugar hasta el momento. Según éste, en una decisión que "vino a atender la petición de la CRUE", finalmente se acordó que la prueba de acceso a la universidad sería "lo más parecida posible a la actual", con un nivel similar de exigencia.
PACTO DE ESTADO POR LA EDUCACIÓN
No obstante, ante la situación de la política actual, con las nuevas elecciones del 26 de junio aproximándose, el presidente de los rectores incide en la necesidad de que los líderes políticos firmen un pacto de Estado por la educación con el objetivo de que ésta no se vea sometida a un continuo cambio legislativo conforme cambia el mandato en el Gobierno.
"La educación es una cosa tan seria que necesita el acuerdo de la inmensa mayoría. No es bueno estar cambiando el sistema universitario cada cuatro años y por lo tanto esto necesita de un pacto de Estado. ¿Lo que vaya a pasar en el futuro? En las elecciones ya lo decidirán los españoles. Y los posteriores acuerdos si es necesario que se establezcan. No tenemos miedo en este sentido", ha enfatizado.
En todo caso, Píriz espera que el gobierno que salga de las urnas pacte unas leyes que sean "sensatas" y "que integren a la inmensa mayoría, en la que todos se vean reconocidos".