Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lasquetty defiende cambios para frenar el turismo sanitario porque el SNS no está pensado "para atender al mundo entero"

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha respaldado que el Gobierno central aplique fórmulas para cobrar la asistencia sanitaria a ciudadanos en situación irregular o a países de origen, dado que el Sistema Nacional de Salud "no está preparado para atender al mundo entero".
Así se ha manifestado a los medios de comunicación tras visitar la unidad de hemodiálisis del hospital Severo Ochoa de Leganés, en referencia a los cambios que se barajan por el Gobierno, mediante Real Decreto, para dirigir la facturación a los ciudadanos irregulares o a sus países de origen.
Lasquetty ha remarcado que la asistencia sanitaria la determinará el médico pero que la dirección del "cobro" o "facturación" corresponde a las administraciones.
En este sentido, ha apuntado que se baraja diversas fórmulas como facturar a los países de origen, a las propias personas o la posibilidad de acogerse a un convenio singular para cada personas "que el Gobierno parece que va a poner en marcha".
A su juicio, esta reforma pretende evitar el turismo sanitario y evitar situaciones como la de personas que se empadronaban para "venir a recibir asistencia sanitaria". "Esto ha sucedido en infinidad de casos"·, ha apuntado luego el consejero quien ha remarcado que esta situación "no sucedía en ningún país de Europa".
Lasquetty ha subrayado que, ante esa situación, ve correcto que el Gobierno haya decidido corregir esta situación y ha enfatizado que el Sistema Nacional de Salud (SNS) está pensado para atender a la sociedad española (a los españoles y a todas las personas que viven en situación legal".
"Pero no es un sistema sanitario preparado para atender al mundo entero", ha remarcado el consejero para destacar que, en el caso de las personas irregulares, se tendrá que remitir el gasto generado a estas personas o a sus países de origen.