Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo prevenir la gripe: Lavarse las manos con frecuencia y no usar objetos de enfermos

Mujer resfriadaGtres

El virus de la gripe se hace más virulento ante las bajas temperaturas, según alerta la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). Por ello recuerda la importancia de tomar medidas para prevenir el contagio tales como lavarse las manos con frecuencia y evitar compartir objetos con personas que puedan estar infectados.

En las últimas semanas se ha producido un incremento de los casos de gripe que, de momento, parece haberse estabilizado, según los datos del Servicio de Vigilancia de la gripe en España previos a la bajada de temperaturas de la última semana.
Ante esta situación, SEMES recuerda a los ciudadanos que "la prevención es lo más importante ante la gripe" y, para ello, ha publicado desde su Grupo de Divulgación un decálogo con consejos básicos para prevenirla y actuar de una forma eficaz.
Además, de lavarse las manos con frecuencia, aconsejan llevar una vida sana, evitar compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones de personas con gripe.
Según ha explicado Juan González del Castillo, responsable del grupo de Infecciosas de SEMES, en los grupos de riesgo, como son aquellos con enfermedades respiratorias, enfermedades crónicas y los mayores de 65 años, la vacunación ha demostrado reducir los casos de muerte, así como las complicaciones asociadas, incluso cuando hay una menor respuesta a la vacuna.
"Estas personas son población especialmente susceptibles a presentar complicaciones derivadas de padecer gripe, por lo que deben extremar las precauciones para evitar el contagio", ha defendido en un comunicado.
La gripe estacional provoca cada año un número muy elevado de atenciones en los servicios de urgencias, de ingresos hospitalarios y de muerte.
La mortalidad asociada a los episodios de gripe se da en personas mayores de 65 años y en aquellas que por determinadas circunstancias son más susceptibles a sufrir las complicaciones de la gripe, como son los pacientes inmunodeprimidos o con importantes enfermedades crónicas asociadas.
SEMES defiende que la eficacia y efectividad de la vacuna frente a la gripe es variable cada año ya que depende, entre otros factores, del grado de coincidencia entre la cepa circulante y la cepa prevista en la vacuna de esa temporada, así como del grupo poblacional vacunado, ya que la edad y el estado inmunitario condicionan la respuesta a la vacuna.