Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Letizia y la Infanta Elena coinciden quince minutos en Marivent

La infanta Elena y su hija Victoria junto a la Princesa de Asturias de camino al teatro en una imgen de archivotelecinco.es
Letizia ya está en Marivent. Dos días después de la llegada de su marido, el príncipe Felipe y sus dos hijas Leonor y Sofía, la princesa de Asturias llegó al aeropuerto de Palma a primera hora de la tarde del pasado domingo.
Curiosamente Letizia llegaba a las cuatro y cuarto a la residencia de la Familia Real en la isla, tan sólo quince minutos antes de que su cuñada la Infanta Elena abandonara el palacio. Apenas les dió tiempo a cruzarse en el pasillo o intercambiar un escueto "hola" y "adiós", si es que llegaron a verse.
Este nuevo episodio deja claro que la relación de la Princesa con su cuñada es mucho más que tensa y tirante. Ya es habitual que los miembros de la familia hagan lo imposible por cuadrar sus días de vacaciones para no coincidir ni un sólo día en la isla, ante la deseperación de la Reina Sofía que recuerda con nostalgia aquellos veranos de antaño.
Pero este año, Letizia se las ha ingeniado para no pasar ni siquiera quince minutos bajo el mismo techo que su cuñada. Para muchos ese es el motivo por el que la esposa de Don Felipe no llegara el pasado viernes con su marido y sus dos hijas como hubiera sido lo normal.
Apenas quince minutos después de que la experiodista entrará en Marivent la Infanta Elena salía en su coche con sus dos hijos, Felipe y Victoria, para dirigirse al aeropuerto donde un vuelo regular les traería de vuelta a Madrid donde llegaron a las ocho y media de la tarde.
Los veranos familiares ya no son lo que eran en Marivent, por mucho que se empeñe la Reina.