Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberan una joven que había sido comprada por 1.500 euros

La Policía Nacional ha liberado en Figueres (Gerona) a una joven rumana que era obligada mediante vejaciones y agresiones sexuales a prostituirse en un club de alterne y que había sido comprada por 1.500 euros por unos proxenetas, han informado fuentes policiales.

La mujer, de 19 años, fue captada mediante engaños por una pareja de proxenetas en su país natal, siendo todavía menor, para ser explotada en locales de Italia y en la provincia de Girona.
Meses más tarde estos proxenetas la vendieron a otra pareja por 1.500 euros, quienes continuaron prostituyéndola mediante todo tipo de coacciones, por lo que dos personas han sido detenidas en Figueres y otras tres --que se encuentran en Rumanía-- han sido imputadas.
La operación comenzó gracias a las informaciones recibidas de la Embajada de Rumanía en España, que alertaba de la existencia de un rumano que podría estar explotando sexualmente a una joven compatriota en la provincia de Girona.
Los agentes especializados en la lucha contra las redes de trata de personas localizaron al individuo y su pareja en Figueres, y comprobaron el control que ejercían sobre la joven, a la que trasladaban diariamente a un club de alterne de Hostalets de Llers.
Una vez liberada, la mujer explicó que había sido captada en Rumanía por una pareja de proxenetas, que la obligaron a prostituirse en Italia y Girona, y que luego fue vendida por 1.500 euros a los ahora detenidos, que continuaron explotándola en el mismo prostíbulo.
Relató que la obligaban a prestar servicios sexuales las 24 horas del día, tanto en el club como en su propio domicilio, y para doblegar su voluntad era sometida a continuas vejaciones y humillantes agresiones sexuales por parte de su captor.
El juez decretó a los detenidos, a quienes se imputa presuntos delitos de trata de seres humanos, prostitución coactiva y agresión sexual, prisión provisional para el hombre y libertad con cargos a la espera de juicio para la mujer; quedan pendientes de arresto dos mujeres y un hombre que se encuentran fugados en Rumanía.