Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizado el cadáver de una persona que desapareció en Puente Pino, en Zamora, hace 9 días

Agentes de la Guardia Civil de Zamora han localizado el cadáver de la persona que el pasado 17 de octubre desapareció en la zona de Puente Pino, en la comarca de Sayago, y que ha sido encontrado 800 metros aguas abajo de este lugar, según han informado fuentes de la Benemérita.
Fue el pasado 18 de octubre cuando los agentes tuvieron conocimiento de la desaparición de esta persona en el mencionado puente, localizado en el kilómetro 7 de la carretera ZA-321, que une las localidades zamoranas de Villadepera y Pino del Oro.
Inmediatamente la Guardia Civil de Zamora puso en marcha un dispositivo para tratar de aclarar lo sucedido y, si realmente se había producido el hecho, encontrar a la persona.
De esta forma, una patrulla de la Guardia Civil se trasladó hasta el lugar, donde encontró un vehículo estacionado en los alrededores del puente, con las ventanillas abiertas y las llaves puestas en el contacto. Tras una primera inspección ocular, también pudieron ver una nota manuscrita en uno de los asientos del vehículo.
La Guardia Civil de Zamora comenzó con las gestiones de investigación sobre los últimos movimientos del desaparecido y se puso en contacto con sus familiares. Simultáneamente, se implementó un dispositivo de búsqueda por parte de las Unidades Territoriales de la Guardia Civil y por el Grupo Cinológico, perteneciente a la Zona de Castilla y León, con base en la comandancia de Zamora, que se encargaron de reconocer ambas orillas.
Pero lo escarpado del lugar impedía un reconocimiento efectivo de la zona además de que los perros de rastreo no pudieron seguir un rastro eficaz, moviéndose por diferentes puntos del entorno. De esta forma la búsqueda se trasladó al medio acuático.
En este dispositivo de búsqueda, el GEAS ha realizado un total de 14 inmersiones y se ha llegado a alcanzar una profundidad máxima de 32 metros, que debido a la profundidad del cauce y la altitud a la que se encuentra el lugar de búsqueda se tuvieron que ver incrementados hasta los 36 metros.
Los buzos de la Guardia Civil han rastreado un total de 2.500 metros cuadrados de superficie de fondo, bajo un agua que se encontraba a una temperatura media de 17 grados y con una visibilidad entre nula y de tan solo 30 centímetros, según han revelado, con luz artificial de foco.
Tras las horas de inmersión y el rastreo del fondo en los alrededores del puente, se llegó casi al convencimiento de que el cuerpo no se encontraba en la zona próxima al mismo. Al ser la zona muy escarpada, el reconocimiento desde tierra no era muy efectivo por lo que se contó además con el apoyo de la unidad de helicópteros, con base en León, que desplazó de su base hasta la zona de los hechos un helicóptero para el reconocimiento de las laderas, aunque con resultado negativo.
Con el tiempo transcurrido los agentes se percataron de que el cuerpo estaría a punto de emerger a la superficie, siempre que no se viera impedido por alguna roca y otro tipo de material existente en el agua. Por tal motivo se continuó con la búsqueda en superficie por parte de la embarcación del Seprona.
Además, independientemente del resto de unidades que operaban en la zona, se solicitó la presencia de la Unidad Canina de búsqueda de cadáveres sumergidos, con base en el Centro de Adiestramiento de Perros de la Guardia Civil de El Pardo, en Madrid.
El GEAS y SEPRONA de la Guardia Civil han realizado en conjunto un total de 16 búsquedas en superficie con barca y enuna de estas inspecciones, que se llevó sobre las 11.30 horas del domingo 26 de octubre, se ha el cadáver del desaparecido .
El cadáver se encontraba semisumergido en el margen izquierdo aguas abajo del embalse de Castro de Alcañices.
Posteriormente fue transportado en la embarcación de los GEAS hasta la presa del embalse de Castro, desde donde se trasladó a la capital zamorana.