Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid, en busca del tesoro perdido

Plan Especial del Río Manzanares, Plan Especial Recoletos-Prado, Proyecto de Remodelación de la calle Serrano, peatonalización de Callao. Los proyectos urbanísticos en el centro de la capital se suceden y los ciudadanos no ven el final a tanta obra. "No me gusta ir por la calle y ver todo levantado. Es incómodo", comenta una joven de Leganés mientras intenta cruzar desde Gran Vía hasta Callao para seguir con su ruta de compras. 
Con la vista puesta en Madrid 2016, un gran número de turistas recorren la capital e intentan disfrutar de ella entre vallas y escombros. "Madrid es mi ciudad favorita. Ahora mismo no se ve bien con tanta obra, pero continúa siendo muy atractiva para los turistas", comenta una estudiante de Erasmus de paseo por el centro.
Sin embargo, no todos ven el encanto de un Madrid horadado por excavadoras y obreros. "La ciudad está intentado prepararse para algo, supongo que para Madrid 2016. Se vive mal así. Mucho atasco y mucho caos", comenta un turista norteamericano. Los residentes también se quejan de las dificultades que sufren cada día. "Se qué es para mejorar la ciudad, pero "Es difícil caminar y no puedes acceder a todas la calles", sentencia otra madrileña que se muestra resignada ante tanta obra.
La estadística es demoledora. Durante el verano, el ayuntamiento tenía previsto asfaltar 365.260 metros cuadrados sólo en las obras de la temporada estival. A este dato hay que sumar, las obras como el Plan Especial del Río Manzanares que tiene una duración mayor y las remodelaciones que se van a llevar a cabo con el Plan E.
"Madrid es una ciudad preciosa, y lo será más en cuanto encuentren el tesoro". Danny de Vito no pudo ser más claro a la hora de definir Madrid. Con esta frase dictó sentencia y ahora, años después de la visita del actor, Madrid continúa con su particular búsqueda del tesoro.