Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mainar reitera su inocencia y prefiere que le acusen de matar a un tirano

El caso Fago ha quedado visto para sentencia. Santiago Mainar, el único imputado, ha reiterado su inocencia. Vídeo: Atlas.telecinco.es






Visto para sentencia










Mainar dijo, además, que se autoinculpó para liberar al pueblo de presiones y justificó el tiranicidio, tras lo que aportó una coartada que las acusaciones y el fiscal jefe de Huesca negaron cualquier credibilidad.
También pasaron ante el tribunal testigos favorables a Santiago Mainar, entre ellos el psiquiatra donostiarra Iñaki Bidegain, quien se cruzó con el asesino minutos después de que se produjera el asesinato. En sede judicial, Bidegain afirmó que la persona con la que habló en aquel momento tenía rasgos no compatibles con Mainar, como la voz ronca, la tez morena o la altura, de más de 1,80 metros, cuando el imputado mide exactamente 1,71 metros.
Autoinculpación de Mainar
El juicio comenzó el pasado 16 de noviembre en Huesca, cuando Santiago Mainar respondió a las preguntas del fiscal jefe y de los tres abogados, negando en todo momento su participación en el asesinato. Ese día, Mainar dijo que, en 2007, acordó con la Guardia Civil que se autoinculparía a cambio de que los demás vecinos de Fago no fueran presionados, lo que la Benemérita niega rotundamente.
El alcalde tenía miedo
A lo largo de los días comparecieron numerosos testigos, entre otros la viuda de Grima y varios amigos del asesinado, quienes aseveraron que en Fago había un ambiente agresivo contra Miguel Grima. Celia Estalrich comentó que, tiempo antes de ser asesinado, aparecieron rotos los frenos de la furgoneta propiedad del matrimonio y explicó que su esposo le había manifestado en alguna ocasión su miedo a ser asesinado.
Asimismo, a lo largo de la vista oral comparecieron ante el juez numerosos peritos, entre ellos agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita y de la Policía Judicial del mismo Cuerpo de Jaca (Huesca), quienes explicaron cómo fue la autoinculpación de Mainar y dieron cuenta del procedimiento para practicar las pruebas incriminatorias y validarlas, entre ellas la de la parafina y la del ADN. RSO/BQM