Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Maracena confía en una actuación "urgente" del Constitucional que acabe con el "agravio" a Juana Rivas

El alcalde de Maracena (Granada), Noel López, ha confiado en que el Tribunal Constitucional (TC) acoja de manera "urgente" el recurso presentado por los abogados de Juana Rivas solicitando la suspensión de la orden judicial que le obliga a entregar a sus hijos al padre, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar contra ella, de forma que el "agravio" a esta madre "llegue a su fin".
El regidor ha transmitido este lunes 31 de julio en rueda de prensa "la esperanza" que mantiene el pueblo de Juana Rivas de que el TC atienda su petición en las próximas horas, "de modo que pueda por fin dormir en casa con sus hijos".
"Hemos intentado estar a la altura de las circunstancias" frente al caso de Juana, que "vive en una situación alarmante", ha agregado el alcalde, que ha mostrado su deseo de que el recurso de amparo "sea bien acogido" y se pueda "dar carpetazo" a esta situación.
La asesora jurídica del centro de la mujer de Maracena ha confiado por su parte en que la resolución del TC se produzca, en todo caso, antes del próximo 8 de agosto, fecha en la que Juana Rivas y su expareja han sido citados en el Juzgado de Instrucción número 2 de Granada.
Este Juzgado ha incoado diligencias previas tras recibir las actuaciones en torno al caso, que salta ahora a la vía penal, para investigar los delitos de desobediencia a la autoridad judicial; de sustracción interparental de menores y de violencia psicológica habitual contra los hijos, entre otros, que atribuye a Juana Rivas su expareja.
Granados ha aludido a la posibilidad de que el recurso se estudie "con urgencia" y no con los ritmos habituales del Constitucional, para el que el mes de agosto es inhábil.
Sí así fuera, y se suspendiera la ejecución de la sentencia que obliga a Juana a devolver a sus hijos al padre para que regresen con él a Italia, ella "podría hacer su vida normal, porque todo quedaría paralizado", según Granados, aunque reconoce que "no han tenido tiempo material" para "pensar en la citación del día 8" porque están actuando a "contrarreloj" y centrados en cada paso.
Aunque no ha tenido "contacto con ella" desde la noche del pasado martes, horas antes de que Juana tuviera que entregar al día siguiente a los niños en el Punto de Encuentro Familiar, Francisca Granados afirma estar "convencida" de que "está protegiendo a sus hijos y haciendo que estos días sean lo más llevaderos posible para ellos".