Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos alemanes extirpan un tumor de 18 kg de la pelvis de una mujer saudí

La mujer saudí a la cual se le extirpó un tumor en la pelvis de casi 18 kilos, su marido (i) y un intérprete, llegan a la rueda de prensa celebrada en Berlín (Alemania), hoy, 24 de abril. La intervención del mayor condrosarcoma extirpado hasta ahora en el mundo fue gracias a un equipo médico de la clínica privada berlinesa Capital Health Group, que tuvo que practicar cinco operaciones sucesivas para poder retirar todo el tumor. EFEtelecinco.es
Un equipo médico de la clínica privada berlinesa Capital Health Group ha extirpado un tumor de casi 18 kilos de la pelvis de una mujer saudí, a la que el cáncer había dejado en apenas 37 kilos de peso.
Se trata del mayor condrosarcoma extirpado hasta ahora en el mundo, explicó hoy en rueda de prensa el cirujano responsable de la intervención, Heinz Zurbrügg.
El tumor creció durante más de seis años en el vientre de la mujer, de 35 años y madre de tres hijos, cuyo caso había sido dado por perdido por médicos saudíes.
En 2004 fue diagnosticada con un condrosarcoma (un tumor óseo cartilaginoso y maligno) que, desde entonces, "entumeció y royó" el cuerpo de la mujer, a la que el equipo médico ha practicado cinco operaciones sucesivas para poder retirar todo el tumor.
El tamaño de la masa cancerígena impidió, en un primer momento, cualquier tipo de operación por lo que la mujer fue sometida a un tratamiento previo de quimioterapia para su reducción.
Para minimizar los riesgos para la vida de la paciente, se analizó el condrosarcoma con técnicas informáticas de 3D que demostraron la imposibilidad de extirpar todo el tumor en una única operación, de ahí que se planificaran cinco intervenciones, con intervalos de entre dos y cuatro semanas.
"Estaba en un estado desolador", indicó Zurbrügg con respecto al cuadro médico con que la mujer llegó a Alemania el pasado mes de septiembre para someterse a tratamiento médico.
El tumor le había provocado ya fallos renales y había un elevado riesgo de que se obstruyera el colon. La masa cancerígena había conseguido desgarrar la piel de la paciente y era visible desde el exterior de sus nalgas.
Antes de declarar su estado "inoperable", los médicos saudíes que la trataron le ofrecieron como única salida la amputación de su pierna derecha y de parte de la cadera derecha.
Tras la tercera de las operaciones en la capital alemana, la paciente pudo por fin volver a sentarse sobre la cama, algo que le impedía el condrosarcoma desde hacía meses.
La mujer planea regresar en breve a Riad, donde permanecen sus hijos de 7, 13 y 15 años, pero aún deberá regresar a Berlín de nuevo para someterse a revisión.
Si las siguiente pruebas son favorables, se le reconstruirá con implantes los fragmentos de pelvis y de la cadera derecha que le fueron extraídos durante el tratamiento.